EFEValència

La Comunitat Valenciana registró el año pasado un total de 37.288 nacimientos, menos que en 2018 (38.018) y que 2017 (40.318), una cifra que cae desde 2010, cuando se alcanzaron los 51.684, según la Estadística del Movimiento Natural de la Población relativa a 2019, publicada este miércoles por el INE.

Si la tasa media en toda España de variación anual del número de nacimientos fue del -3,5 %, la Comuitat ha registrado un -1,9 % la segunda región donde menos cae (la tercera con mejores datos si se tiene en cuenta que en La Rioja ha subido esta tasa un 3,3 %).

Por lo que respecta al indicador de fecundidad por comunidades autonomas, la media nacional es de 1,23 hijos por mujer, y la de la Comunitat Valenciana es prácticamente idéntica, con 1,25.

El número de nacimientos disminuyó en 2019 en todas las comunidades y ciudades autónomas, excepto en La Rioja, donde se incrementó un 3,3%. La ciudad autónoma de Ceuta (–14%), Principado de Asturias (–10,1%) y Cantabria (–7,4%) registraron los mayores descensos.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en toda España el número de nacimientos ha caído un 27,3 % en una década y esta disminución progresiva responde al menor número de hijos por mujer y a la reducción de las mujeres en edad fértil.

La media de hijos por mujer es de 1,23, frente a 1,26 de 2018, el valor más bajo desde 2001 y la edad media a la que se es madre es de 32,2 años, según la Estadística del Movimiento Natural de la Población relativa a 2019.

En 2019 nacieron 13.007 niños menos que en 2018, según los datos provisionales del INE, una tendencia a la baja de la última década que sólo se interrumpió en 2014.

Esta cifra supone una tasa de 7,6 nacimientos por cada 1.000 habitantes, tres décimas menos que en 2018.

El INE revela que casi uno de cada cuatro nacimientos de 2019 correspondió a una madre extranjera.

Así, las mujeres extranjeras tuvieron al 22,3 % de los hijos nacidos en España en 2019, 80.131, frente al 20,8 % registrado en 2018. Gracias a la inmigración, el descenso de la natalidad no es aún más acusado.

Frente a la tasa de fecundidad entre españolas, de 1,17 hijos por mujer (tres centésimas menos que en el año anterior), la de las extranjeras es de 1,59 (baja seis centésimas).

Y cuando la edad media de la maternidad de las españolas subió a los 32,8 años (cuatro centésimas más), la de las extranjeras superó por primera vez los 30, situándose en 30,1.

En la última década, el número de nacimientos de madres mayores de 40 años ha crecido un 63,1 %: mientras que en 2008 el 4,2% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, en 2019 ese porcentaje se elevó hasta el 9,7 %.

Las razones laborales o de conciliación de la vida familiar y laboral, junto con las económicas, son las responsables de que las mujeres españolas tengan menos hijos de los deseados, según la Encuesta de Fecundidad del propio INE.

La evolución de la sociedad hacia una mayor igualdad, la falta de corresponsabilidad en el cuidado de los hijos y, por lo tanto, el freno que la maternidad supone para la carrera profesional de las mujeres son algunos de los argumentos que también esgrimen a la hora de renunciar a tener hijos.