EFEValència

La delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, ha señalado este martes tras las violaciones grupales que habrían ocurrido en Burjassot y Vila-real que hay que preguntar a los hombres "qué les está pasando" para que se esté "retrocediendo a esta cultura de la violación" que se creía "desterrada".

Calero ha expresado a los medios de comunicación su preocupación ante "el aumento" de los delitos de agresiones sexuales, y ha señalado que se van a sentar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para analizar qué está pasando y qué se puede aportar.

La delegada ha mostrado su respeto a las decisiones judiciales en estos casos, aunque se ha preguntado "qué mensaje" se está dando a la sociedad al dejar en libertad a los presuntos autores. "¿Por ser menores no pasa nada?", se ha preguntado Calero, quien ha afirmado que se trata de hechos delictivos que espera que se juzguen y que "al final cada uno quede en su sitio".

Calero ha insistido en que hay que ser respetuosos con las decisiones judiciales, "nos gusten más o nos gusten menos", y ha reivindicado que las mujeres tienen "todo el derecho" a ir como quieran, de salir cuando y con quien quieran, tengan la edad que tengan, y por ello ha preguntado a los hombres: "¿Qué os está pasando?".

En su opinión, uno de los problemas actuales es que los jóvenes se educan en la sexualidad desde el prisma de la pornografía, algo que no puede seguir, sino que tanto los hombres como las mujeres deben vivir la sexualidad "de una forma más natural".

La delegada del Gobierno ha defendido también que haya educación sexual en las aulas, sin eximir de su responsabilidad a las familias y a la sociedad, que transmite valores y mensajes en los medios de comunicación como el "dinero fácil" o el "todo vale".