EFEValència

La producción de residuos urbanos en València se ha incrementado más de un 10 % durante la desescalada respecto a la fase de confinamiento más estricto, al pasarse de una media semanal de 4.600 toneladas de residuos del 15 de marzo al 3 de mayo a 5.200 toneladas a la semana durante la fase 1 recién acabada.

Según ha explicado este lunes el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, aun así sigue siendo una cantidad mucho más baja respecto a las semanas previas al estado de alarma decretado por la pandemia de coronavirus, cuando se producía una media de 6.500 toneladas de residuos a la semana.

De hecho, la producción de residuos en la ciudad de València se redujo un 30 % durante el confinamiento más estricto comparado con una semana normal previa a esta crisis, aunque después, con el avance de la desescalada, ha vuelto a aumentar progresivamente.

En la fase 0, cuando ya se permitía salir a la calle y la apertura de ciertos comercios, subió a 5.000 toneladas la cantidad de residuos recogidos a la semana por los servicios municipales y en la fase 1 se volvió a incrementar a 5.200 toneladas.

Se trata de una recuperación de más de diez puntos respecto al principio del estado de alarma y esto se debe, según Campillo, a que los residuos están directamente relacionados con la actividad económica.

Donde más se ha notado esta recuperación ha sido en la recogida de envases, seguida del papel-cartón y la orgánica. También destaca la reactivación del servicio de recogida de residuos puerta a puerta que se volvió a poner en marcha por completo con el sector de la restauración durante la fase 1.