EFEValència

La Unidad de Quemados del hospital La Fe ya ha atendido estas Fallas diversas urgencias relacionadas con quemaduras debidas al lanzamiento indebido de petardos o escaldaduras por aceite caliente, e incluso ha habido un ingreso con heridas graves en una mano.

Según este servicio, las quemaduras ocasionadas por manipulación indebida de material pirotécnico y las escaldaduras por aceite caliente mientras se cocinan churros o buñuelos son el motivo más frecuente de las atenciones durante las fiestas falleras.

La jefa de la Unidad de Quemados del Hospital La Fe, la doctora Lola Pérez del Caz, ha destacado en un comunicado la importancia de ser prudente con los petardos y de intentar no manipularlos de forma indebida, ni bajo los efectos del alcohol.

En el caso de los menores de edad, se aconseja que el lanzamiento de petardos se realice con la autorización y supervisión de una persona adulta.

Además, ha alertado de que la manipulación inadecuada del aceite caliente que se precisa para freír churros o buñuelos, tanto en puestos especializados como en casas particulares, llega a ocasionar hasta quemaduras de segundo grado.

En estos casos, se han de tomar las medidas comunes ante cualquier quemadura, como enfriar con agua la zona afectada y evitar pomadas que enmascaren la herida, mientras que en situaciones de mayor gravedad hay que acudir "de inmediato al centro de salud más cercano o a las urgencias de un hospital para ser atendido lo antes posible".