EFECocentaina (Alicante)

La Fira de Tots Sants de Cocentaina volverá este año a la presencialidad con un formato adaptado a la situación sanitaria, dividido en dos fines de semana y con medidas anti covid-19 para evitar al máximo el contagio entre los visitantes.

Así lo han anunciado hoy en rueda de prensa la alcaldesa del municipio, Mireia Estepa, y la concejal de la Fira, Eugenia Miguel, en torno a uno de los certámenes más tradicionales del territorio valenciano.

La pasada semana se reunieron con la Conselleria de Sanidad y trasladaron la idea de celebrar la Fira después de ver el desarrollo de grandes fiestas como las Fallas valencianas.

"Fue una grata sorpresa que nos dijeran un sí rotundo, que era una propuesta segura y que iba a servir de ejemplo para grandes eventos que se tenían que hacer en la Comunitat Valenciana a partir de ahora", ha explicado la alcaldesa.

La propuesta del Ayuntamiento de Cocentaina a la Generalitat Valenciana ha sido fraccionar la Fira de Tots Sants en dos fines de semana.

En el primero del 29 de octubre al 1 de noviembre que abarcará la instalación de los sectores del Mercado Medieval, Zoco Árabe y Porrat Valencià, además del mercado ambulante y la zona de innovación, tecnología, turismo, deporte y medio ambiente.

Para el segundo fin de semana, del 5 al 7 de noviembre, será el turno para alimentación, venta ambulante y maquinaria, automoción, industria y gran formato.

Las actividades complementarias también se han dividido en ambos fines de semana: la inauguración, doma de caballos y almuerzo tradicional se llevarán a cabo durante el primer período, mientras que el certamen coral, el trail y el campeonato tecnológico se desarrollarán durante el segundo.

"Lo más importante es que se ha reducido el espacio comercial de la Fira. En este espacio solo vamos a utilizar las calles y zonas más amplias, con un mínimo de entre 10 y 12 metros de amplitud", ha comentado Eugenia Miguel.

Entre las medidas de seguridad del nuevo formato está el uso obligatorio de mascarilla, la distancia amplia entre los expositores o la recomendación de seguimiento de un itinerario concreto "para disipar el volumen de gente en un mismo lugar".

Asimismo, se suprimen las actividades nocturnas, los espectáculos itinerantes y los conciertos que durante los días de Fira había en la villa condal.