EFEValència

La Generalitat ha sacado a subasta por 50.000 euros monedas de oro e insignias históricas procedentes de una herencia abintestato, cuya venta se agrupará en cinco lotes distintos -cuatro con monedas y uno con las insignias y medallas- para facilitar la presentación de ofertas.

Esta es la primera vez que la Generalitat subasta bienes muebles procedentes de una herencia sin testamento, ya que hasta ahora solo se habían vendido inmuebles, como viviendas, solares o garajes.

Los bienes que se han sacado a enajenación mediante subasta proceden de la herencia de una ciudadana de origen alemán afincada en la provincia de Alicante que murió sin testar ni dejar herederos legales y cuyos bienes pertenecen ahora a la Administración.

La Generalitat también heredó de esta mujer alemana cerca de 350.000 euros en cuentas corrientes, diversas acciones que han sido vendidas por importe de 480.000 euros, así como tres inmuebles en Dénia.

En concreto, incluye 31 monedas de oro de 24 quilates de la corona austrohúngara y de cuatro insignias (la Encomienda de la Orden del Águila, la Gran Cruz de la Orden al Mérito Civil, la Cruz de la Orden Isabel la Católica y una insignia solapa Milicias Universitarias).

El precio de salida de estas piezas en primera subasta será de 50.458 euros en cinco lotes distintos, de forma que no será necesario que un comprador adquiera la totalidad de los bienes, según han informado este viernes fuentes de la Generalitat.

Las 31 monedas de oro tienen un diámetro de 37 milímetros, un contenido áureo de 30,49 gramos de oro puro de 24 quilates y están datadas en 1915 en la corona austrohúngara. Se venderán en cuatro lotes distintos de 8, 9, 10 y 4 monedas, por un precio en primera subasta de 12.247, 13.778, 15.309 y 6.123 euros respectivamente.

Las medallas e insignias se venderán de forma conjunta por un precio de salida en primera subasta de 3.000 euros, que incluye un estuche con la cruz de la Orden de Isabel La Católica y la insignia solapa esmaltada Milicias Universitarias; otro estuche con la Encomienda de la Orden del Águila, de origen alemán; y un tercer estuche con la placa de la Gran Cruz de la Orden al Mérito Civil.

Estas piezas han sido declaradas por la Generalitat innecesarias para el servicio público y tampoco se han considerado de interés cultural significativo, al existir piezas similares, por lo que se ha decidido llevarlas a subasta, cuyo acto público se celebrará el 14 de julio en la Ciutat Administrativa 9 d'Octubre.

Desde la entrada en vigor hace tres años del nuevo decreto, los procesos de declaración de la Generalitat como heredera abintestato han ganado en agilidad, transparencia y seguridad jurídica, y se han abierto un total de 251 expedientes.

Estos expedientes se tramitan cuando una persona cuya vecindad civil sea la Comunitat Valenciana fallece sin testar y sin dejar herederos legales, tras lo que se inician una serie de comprobaciones para, si se dan las condiciones, tramitar el expediente para el reconocimiento de la Generalitat como heredera.

"Con esta subasta cumplimos el mandato legal de hacer líquidos todos los bienes que componen la herencia y destinar, como corresponde en la Comunitat Valenciana, dos terceras partes a fines sociales y una tercera parte al Plan de Mecenazgo Cultural de la Generalitat", ha apuntado la directora general, Isa Castelló. EFE

lb/im