EFEValència

El Gobierno valenciano, con la presencia del president de la Generalitat, Ximo Puig, y la Universitat de València han ensalzado hoy la figura de Ernest Lluch, asesinado por ETA hace hoy 18 años, en un acto de homenaje a un defensor del diálogo y los valores cívicos.

Puig ha destacado en su intervención una de las vertientes de Lluch, la defensa de la ilustración y el diálogo, más actual que nunca en un escenario europeo en el que son necesarias "la libertad, la igualdad, la fraternidad".

"No se puede huir de la razón para avanzar", ha manifestado Puig, quien ha reiterado que el diálogo y la huida del fanatismo son fundamentales, como defendió Lluch, un político catalán que tuvo una importante trayectoria docente y social en la ciudad de València.

Las ideas de Ernest Lluch de democracia, razón, ciencia, lucha por un mundo mejor y un humanismo abierto y sin fanatismo han sido recordadas por el president de la Generalitat, que ha depositado una corona de hojas de laurel bajo una placa homenaje que la Facultad de Economía colocó el 4 de octubre de 2001 en la esquina de la Avenida dels Tarongers y la calle Ernest Lluch.

La rectora de la Universitat de Valéncia, Mavi Mestre, ha recordado cuando recibieron la noticia del asesinato de Lluch a manos de ETA durante una sesión del claustro de la universidad, un catedrático que vino de Barcelona a Valencia en la entonces Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, que hoy se ha convertido en una de las mejores de España y en referente internacional.

Mestre ha señalado que Lluch hizo escuela en Valencia, así como su obra "La vía valenciana" de 1976, que sentó las bases del primer autogobierno valenciano especialmente en política industrial.

Como Puig, la rectora ha destacado que Lluch fue un referente en la lucha por la democracia, la libertad, el diálogo, la reflexión y el pensamiento, así como en valores cívicos y en sus aportaciones en la universalización del modelo de sanidad pública, y su legado debe permanecer en la memoria.

El conseller de Hacienda, Vicent Soler, amigo de Lluch, ha dicho que dejó "una huella inconmensurable" en la Comunitat Valenciana y en la universidad y que fue "muchas cosas", entre ellas valencianista y un gran académico.

Entendía que la democracia no llegaría si no se recuperaba la identidad valenciana gestionada desde el autogobierno, en unos momentos difíciles en que se estaba saliendo del franquismo y comenzaban unos años de muchas transformaciones, ha recordado Soler.

También la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha señalado que Lluch fue artífice de la Ley de Sanidad española de 1986, de la que siguen vigentes treinta años después numerosos artículos.

El decano de la Facultad de Economía, José Manuel Pastor, ha resaltado la faceta de Lluch como docente e investigador y su libro "La vía valenciana", que supuso un antes y un después en el conocimiento sobre la economía valenciana.

Al finalizar el acto de homenaje a Ernest Lluch, se ha interpretado "El cant dels ocells", de Pau Casals. EFE