EFEValència

La empresa cervecera Amstel lanzará, de la mano de Ricardo Caballer, la mascletà más sostenible hecha hasta ahora en la ciudad de València este sábado, a las 20 horas, frente al edificio Veles e Vents de la Marina, con 1.800 kilos de material pirotécnico que dejará un 70% menos de residuos que una tradicional.

En esta ocasión, la marca refuerza su apuesta por la sostenibilidad promoviendo una mascletá que utiliza el propio material pirotécnico como soporte, lo que supone que tres cuartos de la mascletà desaparecerán totalmente sin dejar ni rastro en la ciudad, según fuentes de la organización.

Esta cita pirotécnica supondrá el pistoletazo de salida al calendario pirotécnico oficial, dando la oportunidad "de disfrutar a toda la ciudad de un espectáculo único en el mundo".

Amstel mantiene una estrecha vinculación con la región desde hace más de 75 años, ya que desarrolla su compromiso social con Valencia a través de diferentes acciones, entre ellas la colaboración con sus fiestas municipales desde hace 30 años con el Ayuntamiento y Junta Central Fallera.

Además, la compañía también trabaja a pie de casal, colaborando con aproximadamente el 60 % de las comisiones falleras y mediante iniciativas propias como, por ejemplo, la III edición del Premi Amstel 'Unes Falles de Categoria', para el que continúa abierto el plazo de inscripción, y cuyo objetivo es "reconocer la forma de ser especial que tienen todas las Fallas".

Este espectáculo pirotécnico tendrá una duración similar a la del año pasado, en torno a los diez minutos, y combinará los mejores elementos de la mascletà y el castillo de fuegos artificiales, en lo que se está convirtiendo en un género propio.

"El objetivo es aprovechar al máximo el potencial de disparar de noche, al lado del mar, en un entorno especial como los alrededores del Veles e Vents, pero sin perder la intensidad que caracteriza la tradición pirotécnica valenciana", han indicado las mismas fuentes.

Como en el año pasado, los 5.000 truenos que componen el terremoto aéreo estarán alojados en una plataforma con 100 metros de alto por 50 de ancho y concentrará, en apenas 20 segundos, el estallido de 600 kilos de material pirotécnico en un final estremecedor.

La Marina, al ser un espacio muy abierto, permite usar mayor potencia, por lo que se usarán cerca de 1.800 kilos de material pirotécnico, multiplicando por 15 la mayoría de mascletaes que se disparan en la plaza del Ayuntamiento.