EFEValència

La primera réplica de las campanas originales de la iglesia de Santa Catalina de València, la conocida como "el Peret", ha sido trasladada hoy al templo desde el Ateneo Mercantil, donde ha permanecido expuesta desde finales de agosto.

La campana ha sido trasladada a primera hora de la mañana por miembros de la asociación Mestres Campaners y operarios del Ateneo y ha sido colocada en la capilla de la Anunciación de la iglesia de santa Catalina, "a la espera de su bendición".

Así lo ha informado Vicente Mesa, fundador de Mestres Campaners, la asociación que ha puesto en marcha la campaña para recuperar las antiguas campanas y que ha habilitado una suscripción popular para costearlas, según un comunicado del Arzobispado.

La bendición de "Peret" tendrá lugar el domingo 24, víspera de la festividad de Santa Catalina, en el transcurso de una eucaristía presidida por el vicario general de la Diócesis de Valencia, Vicente Fontestad, y concelebrada por el rector de la iglesia de Santa Catalina, Francisco Ruiz.

Además, a la bendición de la campana asistirá también la presidenta del Ateneo Mercantil, Carmen de Rosa.

La nueva campana, fundida en el taller de campanas Rivera en Montehermoso (Cáceres), es la más pequeña de las seis campanas originales que se pretende recuperar, las conocidas como "campanas inglesas o luteranas", que fueron fundidas en Londres por Richard Phelps en el año 1729 pero desaparecieron durante el siglo XX.

El Peret es una réplica de la más pequeña de las antiguas campanas inglesas de Santa Catalina del siglo XVIII, pesa 117 kilos, mide 55 centímetros de diámetro y "da la nota G Sol".

Será instalada en las vigas del techo de la sala de campanas, donde en la actualidad sólo hay dos campanas, que no son las originales inglesas: San Eloy de 1846 y María de la Asunción de 1950.

La próxima campana luterana que llegue a la iglesia, "Santa Margarita", está previsto que se empiece a fundir "cuanto antes" y que esté terminada para el año que viene", y será entonces cuando se suban al campanario ambas, según el Arzobispado.

La nueva campana recoge en sus inscripciones a Richard Phelps, fundidor de la original, y al taller de Campanas Rivera; y también menciona al 30 aniversario de Mestres Campaners; al año vicentino, y el nombre de Jorge Dasí, empresario principal patrocinador de una campana que se ha costeado totalmente con aportaciones populares.