EFEValència

El Colegio de Ópticos Optometristas de la Comunitat Valenciana ha advertido hoy de que la mitad de los niños que necesitan gafas lo desconoce porque nunca se ha hecho un examen visual, así como que uno de cada cuatro niños sufre problemas visuales no diagnosticados que afectan a su rendimiento escolar.

Ante el inicio del curso escolar para alumnos de infantil, primaria y secundaria de la Comunitat Valenciana, el CCOCV ha alertado de que tres de cada cuatro niños de la Comunitat no se han hecho un examen visual antes de que comiencen las clases.

En un comunicado del Colegio, su presidente, Vicente Roda, ha recomendado que "aunque los padres no hayan detectado ninguna anomalía, es imprescindible que en las próximas semanas todos los niños que no lo hayan hecho acudan al óptico optometrista para realizarse un examen visual".

Según sus datos, el 50 % de los niños que necesitan gafas no las utiliza porque sus padres lo desconocen y desde el Colegio añaden que una mala visión impide al niño seguir el ritmo de las clases y estudiar confortablemente, lo que supone un lastre para su aprendizaje y puede desembocar en fracaso escolar.

En España se calcula que el 30 % de los casos de fracaso escolar está relacionado con alteraciones de la visión no detectados, tales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la ambliopía u ojo vago.

La incorporación de los ordenadores y de las tabletas electrónicas en la vida diaria de los niños y su utilización en algunos colegios han supuesto que su uso diario estén provocando un incremento del número de estudiantes con problemas visuales, ha expuesto el colegio de ópticos.

Según Roda, "cada vez los niños dedican más tiempo a actividades en las que se realiza un gran esfuerzo en visión cercana", entre las que ha citado la lectura, la televisión, el uso del móvil, trabajar con el ordenador o jugar con la consola.