EFEValència

La exposición "Paredes que Hablan" rompe desde este martes en la Ciudad de la Justicia de València el silencio en torno a las familias rotas por crímenes de violencia machista y en concreto sobre los huérfanos de las decenas de madres asesinadas, mediante un montaje premiado en el Festival El Sol.

La idea central de la muestra, que ha inaugurado la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, es que sea posible escuchar, acercándose a las paredes que la componen, grabaciones de personas reales, voces que narran las dificultades que se les plantearon a sus familias tras el asesinato de una hermana o una hija, sobre todo en torno a cómo llevar adelante la custodia de los menores afectados.

Bravo ha recordado con emoción, en la rueda de prensa anterior a la inauguración, la figura de Soledad Cazorla, quien fuera fiscal de Sala contra la Violencia de Género, cuya familia promovió, tras su muerte, las Becas para Huérfanos de la Violencia de Género que llevan su nombre.

Esas Becas, junto a la Fundación Mujeres, son promotoras de la exposición, que ya ha podido ser vista en Madrid y Zaragoza.

"Cuántas veces hemos oído la expresión 'si las paredes hablaran'" , ha recordado Bravo en alusión a "los tiempos en los que el silencio cubría este horror que supone el terrorismo machista y sus víctimas, entre ellos los menores".

"Ningún maltratador puede ser un buen padre", ha apuntado por su lado Joaquín Tagar, viudo de Cazorla y responsable de las becas, antes de que la consellera haya recordado en su intervención que "no es suficiente la respuesta penal, esas mujeres y esas familias necesitan el compromiso de todos, no podemos permitir una doble victimización por el sistema".

Ambos han aludido al problema judicial, pero también económico, que se plantea al sistema con los menores huérfanos tras un crimen de violencia machista, unos menores que hasta que Cazorla comenzara su cruzada "desaparecían" a los pocos días del asesinato, en palabras de Tagar.

Los dos han coincidido también en destacar que, si bien se ha avanzado mucho, en particular con la Ley de Pensión Plena para Hijos de Víctimas de Violencia de Género aprobada al final de la pasada legislatura, es necesario mantener el esfuerzo y, en especial, educar en igualdad.

La muestra, que han visto ya colegios de Zaragoza o Madrid, resultó premiada en El Sol, el Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria, uno de los certámenes de referencia en el sector.