EFEValència

La plaza del Ayuntamiento de València tendrá un asfaltado especial en las nuevas zonas peatonales, que comenzará a adecuarse antes del verano, y que definirá las zonas cerradas al paso de vehículos "con la dignidad y respeto al entorno que requiere este espacio simbólico de la ciudad".

Así lo ha anunciado este viernes la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano Sostenible, Sandra Gómez, quien ha adelantado que el presupuesto de la actuación alcanza los 500.000 euros.

Gómez ha adelantado que se ha encargado la redacción del Manual Municipal de Peatonalizaciones Blandas "con el objetivo de que, cuando recuperemos el espacio público de la ciudad, lo hagamos siguiendo una serie de criterios estéticos y paisajísticos que nos permitan que esa recuperación dé visualmente una sensación de peatonalización y de calidad del entorno urbano", han informado fuentes municipales.

Al tratarse de un entorno de Bien de Interés Cultural (BIC), el proyecto de reasfaltado ha sido aprobado por la Comisión de Patrimonio Municipal, en el contexto de la actuación urbanística de recuperación de todo el espacio público que comenzará a finales de marzo en la plaza del Ayuntamiento.

"La actuación ha de estar acorde al espacio icónico y absolutamente emblemático que es esta plaza y, por tanto, vamos a hacer un esfuerzo, tanto presupuestario como de trabajo, para que este espacio quede a la altura de lo que quieren los ciudadanos y ciudadanas y las personas que vienen a visitarnos", ha explicado Gómez.

Así, la plaza del Ayuntamiento se reorganizará y se recuperará empleando un asfaltado específico, siguiendo la experiencia que ya se ha llevado a cabo en la calle de San Pedro, en el Cabanyal-Canyamelar.

La vicealcaldesa ha subrayado que los cambios y desvíos previstos de las líneas de la EMT en este ámbito exigían una actuación sobre el pavimento y, por ello, se reforzará el asfaltado de las zonas por las que se ha definido el paso de autobuses de la nueva Línea C1 de la EMT y la de los vehículos privados.

En el caso de las nuevas zonas para peatones, la retirada de las marcas viales (líneas de carriles y pasos de cebra) y la eliminación del paso de tráfico rodado, tendría como resultado un suelo con pavimento negro azabache no matizado que no daría sensación de peatonalización y recuperación del espacio, sino de mera provisionalidad.

Es por ello por lo que se ha optado por disponer un asfaltado pulido con áridos de color rojo "que subraya perfectamente el espacio recuperado para la ciudadanía", en palabras de Gómez.

La concejala ha reconocido que se trata de una actuación más cara, "que supone un esfuerzo presupuestario", pero ha asegurado que "merece la pena porque aún se ha de redactar el proyecto de peatonalización, se ha de hacer el concurso de ideas tras el proceso de participación ciudadana y, posteriormente, se licitará la obra y se ejecutará. Y eso, no nos engañemos, será un lapso de varios años". EFE

lfr/jc