EFEValència

La pobreza infantil podrá llegar al 33 % en la Comunitat Valenciana debido a la crisis económica por la COVID-19, advierte Save the Children en un informe que recoge que cerca del 48 % de las familias estima que el impacto de la pandemia en sus economías domésticas será "negativa y duradera".

Según un comunicado de la organización, esta situación preocupa especialmente en la Comunitat Valenciana, ya que antes de la crisis cerca de 260.000 niños y niñas de esta autonomía ya se encontraban en riesgo de pobreza o exclusión social, y más de 30.000 menores sufrían privación material severa.

"Si no se actúa cuanto antes, la pobreza infantil en España llegará hasta el 33,3 % a finales de este año, lo que supone un considerable aumento desde el actual 26,8 %, llegando a 2.777.670 niños y niñas en riesgo", afirma la entidad.

El informe ‘Infancia en reconstrucción’ advierte de que la pobreza severa aumentaría todavía más, en 3 puntos, hasta alcanzar más de un 15 %, "un porcentaje muy por encima de los países del entorno y un hecho muy preocupante en una sociedad avanzada".

“Aunque los niveles de pobreza infantil en la Comunitat Valenciana estaban descendiendo ligeramente en los últimos años, la crisis del coronavirus ha supuesto un nuevo bache para esta infancia tan vulnerable", asegura Rodrigo Hernández, director de Save the Children en la Comunitat Valenciana.

A su juicio, las diferentes comisiones de reconstrucción de las administraciones deben poner el foco en la infancia porque, sin medidas adecuadas, los grandes perdedores de esta crisis serán los niños y niñas, lo que aumenta la desigualdad entre generaciones.

Además, según el informe, los hogares con hijos serán los que más sufran los efectos de crisis de la COVID-19.

“Muchas de estas familias han perdido su empleo o capacidad económica haciendo muy difícil el afrontar gastos corrientes imprescindibles, como el pago del alquiler, del agua o de la luz. Algunas reciben ayudas o prestaciones, pero otras no tienen esa cobertura”, asegura el director territorial.

Los estragos de la crisis del coronavirus en el mercado laboral aumentarán alrededor de un punto el número de familias con niños y niñas que sufren pobreza energética, tienen carencias de salud o nutricionales o que no pueden hacer frente a imprevistos o llegar a final de mes en España. También podría aumentar el abandono escolar en un 1,7 %.

Save the Children considera que hay margen para que la situación no sea tan desalentadora para las familias más vulnerables de la Comunitat Valenciana, y considera fundamental la ampliación de la cobertura y mejora de la gestión de la Renta Valenciana de Inclusión, priorizando a las familias con menores a cargo y monoparentales.

Asimismo, valora el decreto del Consell de hacer compatible esta renta con el Ingreso Mínimo Vital, y pide priorizar a todas las familias con hijos a cargo en situación de pobreza que queden fuera de la ayuda estatal. EFE

ct/cbr