EFEValència

CCOO, UGT, CSI·F e Intersindical de la Policía Local de València han reclamado al gobierno local que se comprometa a convocar 500 plazas en cuatro años para rejuvenecer una plantilla, cuya situación consideran "crítica", y poder garantizar el servicio a la ciudadanía.

En rueda de prensa, los representantes sindicales han descrito la realidad de la plantilla, con 1.227 agentes en la calle, y han incidido en que "están pagando la dejadez del gobierno anterior", lo que les ha llevado a hacer esta propuesta, en la que no participa el Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos (SPPLB), mayoritario en el consistorio.

Los representantes de CCOO Ana Odena; UGT, Benjamín Victoria; STAS-Intersindical, Marc Llavata; y CSI·F, Roberto Bisbal, han denunciado una media de edad es de 48 años, que desde 2006 no se ha incorporado nuevos agentes y que de 1.587 agentes, 360 plazas son de segunda actividad (no están en la calle por edad o enfermedad).

De las 1.227 plazas de agentes actuales, otros 113 tienen derecho a pedir la segunda actividad (regulada por una ley autonómica), a los que se suman los que lo podrán solicitarlo en 2018 (49) y 2019 (56) y los que podrían pedir el anticipo de edad de jubilación (194), según una próxima regulación estatal.

"Nos presentamos ante un panorama en los próximos tres o cuatro años, que si no se planifica un rejuvenecimiento y una reestructuración, habrá problemas serios para poder dar servicio en la vía pública", según Victoria.

Por ello, han propuesto al gobierno municipal que dé "un paso adelante y se comprometa a convocar, al menos, 125 plazas al año durante los próximos cuatro años", ha explicado Odena, para quien es "la única manera de paliar el déficit de la plantilla".

El ratio de habitantes por cada policía ha pasado de 470 en 2006 a 495 y podría llegar a "más de 500" si se cumplen las previsiones de jubilación, una "barbaridad", según Bisbal.

El incremento del turismo y de actos festivos y deportivos en vía pública, las obras de peatonalización, el botellón, el ruido, el corte al tráfico de la plaza del Ayuntamiento y la alerta por terrorismo yihadista han aumentado la demanda ciudadana de servicios policiales, "a la que hay que dar respuesta", según han expuesto.

Llavata ha valorado el "esfuerzo" por aumentar los medios materiales aunque ha indicado que "sin medios humanos estos no sirven de nada", y ha señalado que la propuesta lanzada les parece "aceptable presupuestariamente".

Odena ha recordado que desde 2015 hay aprobada una oferta de empleo de mandos que aún no ha visto la luz y que las 33 plazas recientemente aprobadas "son bienvenidas, pero insuficientes".

Han incidido en que las oposiciones pueden demorarse "unos nueve meses si van rápido" porque hay nueve pruebas y a ello se suma los cuatro meses de prácticas.

La tasa de reposición es "del 100 %" para cubrir a agentes jubilados el año anterior aunque el consistorio puede "jugar con los números y priorizar" porque se mira el "cómputo general" de jubilados y no por departamentos.

El secretario de organización del SPPLB, Jesús Santos, ha explicado que a su sindicato no le ha invitado a la firma de este acuerdo, aunque ha apuntado que "los datos son reales" y que la situación de la plantilla es "gravísima y tiene una afección directa con los ciudadanos".

"El gobierno anterior tiene su responsabilidad", ha apuntado, pero ha recordado que el actual equipo ha sido incapaz de sacar la oferta de empleo de 2015 de 80 plazas de mando y que "si ocurre lo mismo con las nuevas 33 plazas, el colapso para 2019 será realidad".

Santos se ha preguntado si estos sindicatos rechazarían esta nueva oferta "si no se ajusta a la demanda real del servicio", como sí hará SPPLB, y ha asegurado que, a pesar de la "apuesta" por los medios materiales, hay necesidad también de medios humanos.