EFEValència

La Cátedra de Transición Energética Urbana y el Instituto de Ingeniería Energética de la Universitat Politècnica de València (UPV) trabaja en un proyecto dirigido a electrificar las barcas de La Albufera y reducir con ello la contaminación acústica, atmosférica y del agua.

El millar de embarcaciones de pesca y recreo que trabajan en este paraje natural producen un ruido que duplica el límite legal y cada barca emite unas dos toneladas de CO2 al año, informa la UPV en un comunicado.

El proyecto surgió de una demanda de la Comunidad de Pescadores del Palmar y dio su primer paso con el Trabajo Fin de Grado de Daniel Samuel Bejarano, titulado en Ingeniería Eléctrica de la UPV.

El investigador de la UPV, David Ribó, y el profesor Manuel Alcázar coordinan ahora el proyecto, financiado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca FEMP, a través del Grupo de Acción de Pesca Local (GALP) Gandia-Albufera y la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana.

El objetivo del trabajo es definir exactamente las características de la barca eléctrica piloto, que se pondrá en funcionamiento en primavera de 2022, así como estudiar las necesidades y beneficios asociados a escalar el proyecto a toda la Albufera.

La secretaria de la Comunidad de Pescadores del Palmar y técnica del Grup d'Acció Local Gandia–Albufera, Amparo Aleixandre, afirma que la comunidad de pescadores es la principal interesada en conservar un recurso del que se vive "desde tiempos inmemoriales".

"Somos conscientes de que también estamos contaminando y creemos que, igual que se están haciendo esfuerzos para reducir la contaminación en otros entornos, aquí también debemos hacerlo", añade.

Por su parte, el presidente de la Comunitat de Pescadors del Palmar, José Caballer, afirma que algunas especies, como la anguila, están menguando porque la calidad de su hábitat ha empeorado.

"Hace 60 años nos bañábamos y bebíamos de esta agua, yo me conformaría con que volviera a estar la mitad de limpia de lo que estaba”, afirma.

David Ribó explica que la embarcación piloto respetará la apariencia tradicional, se ubicará en el canal próximo a la lonja de la Comunidad de Pescadores y se recargará mediante un sistema doméstico, similar al de los automóviles individuales.

El investigador afirma que la transición a embarcaciones eléctricas, debido a los precios de los equipos eléctricos y las baterías, necesita de apoyo económico para hacer la inversión económica sostenible.

Sin embargo, explica, "los beneficios ambientales, laborales y sociales de electrificar las barcas de la Albufera justificarían los costes económicos", como se está haciendo en otros parques naturales de Europa, Asia e Iberoamérica. EFE

eb/jc