EFEChiva (Valencia)

El municipio valenciano de Chiva acogerá la primera Iglesia Catedral de Armenia en España, un proyecto que nació como una idea en 2014 y ahora comienza a ver la luz, en un punto equidistante de Madrid, Barcelona y Murcia, donde están las mayores comunidades armenias de España, junto con Valencia.

El edificio tendrá en torno a 400 metros cuadrados de superficie y en su punto más alto, la cruz, 31 metros de altura. Todo ello en una parcela de 4.000 metros cuadrados que también albergará la casa del párroco y, junto a ella, un aparcamiento público de 6.000 metros cuadrados.

Este viernes se celebró el acto simbólico de inicio, aunque las obras comenzarán en 2021 y se espera estén acabadas en 4 años, según explicaron los responsables del proyecto, que agradecieron al Ayuntamiento de Chiva las facilidades dadas para poder llevarlo a cabo.

Según han informado fuentes municipales, desde el Vaticano se desplazó el Arzobispo Khajag Barsamian, máximo representante de la Iglesia Apostólica de Armenia en Europa; y también asistieron Antonio Bosch, director de Banco Sabadell y escritor; el presidente de la Asociación Armenia de Valencia, Ararat Ghukasyan y amigos de la Familia Dallakyan. Junto a ellos, el alcalde de Chiva, Emilio Morales, y parte del equipo de Gobierno local, además del párroco de Chiva.

Los miembros de la Iglesia Armenia hablaron sobre las dimensiones del proyecto, los valores culturales para Chiva y su influencia en el municipio cuando esté construida.

“El clima de Chiva y de Valencia, el entorno donde se va a construir se asemejan mucho a Armenia, en medio de la naturaleza, rodeado de viñas y montañas”, destacaron los responsables del proyecto de la primera Iglesia Catedral de Armenia en España, que llevará por nombre Santa Cruz de Armenia.

El alcalde de Chiva, Emilio Morales, se mostró satisfecho de la elección del municipio para albergar este referente de la Iglesia de Armenia en España, e incidió en todo lo positivo de la multiculturalidad que aportará el proyecto como enriquecimiento de la sociedad.

Durante el acto se guardó un minuto de silencio por los caídos en la guerra que en estos momentos libra Armenia contra Azerbaiyán y Turquía, y que impidió que miembros de la Embajada en España pudieran estar presentes.