EFEValència

Las autoridades sanitarias han determinado en la segunda semana del curso escolar 2020-2021, del 14 al 18 de septiembre, el confinamiento de 121 clases de 97 centros educativos, lo que supone que el 94,3 % de los 1.845 centros del sistema educativo valenciano la han finalizado sin ninguna aula parcial o totalmente confinada.

A los datos de la segunda semana se suma el acumulativo de grupos de alumnos que permanecen confinados total o parcialmente de la primera semana de curso, que son 9 grupos de 8 centros educativos, según ha informado este lunes la Conselleria de Educación, que indica que de la primera semana de curso ya se han desconfinado 23 grupos de 4 centros educativos.

Según las fuentes, 105 centros educativos valencianos finalizan la segunda semana de clase con confinamiento de parte del alumnado determinado por las autoridades sanitarias.

De los casi 47.000 grupos que tienen los 1.740 centros educativos sostenidos con fondos públicos, el 99,7 % ha seguido las clases presenciales sin que se haya presentado ninguna incidencia en la segunda semana de curso.

Por comarcas, el 92,2 % de los 638 centros educativos de las de Alicante no tiene ningún grupo confinado. Hay 50 centros educativos alicantinos que tienen 58 grupos confinados y, por lo tanto, el 99,7 % de los casi 16.700 grupos de estas comarcas están recibiendo clases presenciales con toda normalidad.

En las comarcas de Castellón el 96,8 % de los 249 de los centros educativos no tienen ningún grupo confinado y, en este caso, son alumnos de 13 grupos de 8 centros los que se han tenido que confinar. Esto significa que el 99,8 % de los más de 6.000 grupos de estas comarcas están realizando clases presenciales sin problemas.

En las comarcas de Valencia el 95,1 % de los 958 centros educativos sostenidos con fondos públicos no tienen ningún grupo escolar confinado. Hay 47 centros que tienen 59 grupos confinados. Es decir, el 99,8 % de los cerca de 24.300 grupos está realizando clases presenciales con toda normalidad.

Según las fuentes, el balance de las dos primeras semanas de curso para el alumnado está demostrando que los centros educativos "no son espacios de contagio, sino espacios a partir de los cuales se detectan contagios" y subrayan que la práctica totalidad de los grupos confinados lo han sido porque se ha detectado un único caso positivo de COVID-19 y la gran mayoría de las pruebas PCR que se están realizando al alumnado de estos grupos están dando negativas.

Por lo tanto, los protocolos de seguridad implementados en los centros educativos, así como el aumento de profesorado para bajar las ratios hacen de las aulas espacios seguros, detectores de posibles casos y puntos para frenar la transmisión de la pandemia, concluyen.