EFEValència

El ingeniero técnico industrial Martín Sabariego, especializado en atracciones de feria, ha afirmado que la seguridad de la Feria de Navidad de Valencia "es mayor que la exigida" en la normativa sobre estas instalaciones recreativas, han indicado fuentes del Colegio de Ingenieros Industriales.

"Ir a la feria de atracciones de Valencia es tan seguro como subir en un avión", ha explicado Sabariego, responsable de la seguridad del ochenta por ciento de las atracciones de la Feria de Nacidad de Valencia, en relación al incidente del pasado 17 de diciembre al detenerse la atracción Gigant, que dejó a cinco personas colgadas a una altura de 50 metros durante hora y media.

Martín Sabariego ha achacado la detención de la máquina al buen funcionamiento del sistema de seguridad de la atracción: "se detuvo por un fallo de lectura de uno de los cuatro sensores que detectan el descenso de la plataforma de embarque previo a la puesta en funcionamiento".

La hora y media en la que el grupo quedó atrapado se debe al proceso "lento pero seguro" de devolver a tierra a los pasajeros. "Los sistemas de seguridad de hoy son muy eficientes", ha asegurado el ingeniero.

En cuanto a las revisiones anuales y de montaje, Sabariego ha recalcado los eficientes controles de seguridad que se efectúan en cada atracción, tanto el de mantenimiento anual como el de montaje que se ejecuta en cada una de las ciudades que visitan los feriantes.

"Todas las atracciones se han de someter a una revisión cada año para poder verificar el correcto mantenimiento de la máquina: se comprueban sobre todo los sistemas de seguridad, que han de ser dobles por si falla uno de los dos, y se buscan posibles puntos débiles o de desgaste para asegurarse de su buen estado", ha detallado.

Sabariego ha recordado que las incidencias en las ferias son "escasísimas" y "casi todas" son como las del día 17, "ferias como la de València reciben alrededor de tres mil visitantes diarios, y son millones y millones los viajes que se hacen cada año en atracciones de feria en toda España".

Respecto al montaje global de la Feria de Valencia, "la seguridad es mayor que la exigida, ya que el ancho de calle mínimo para permitir una evacuación ordenada es de 4,5 metros y en la Feria de Valencia se dobla esa anchura", ha recalcado Sabariego.

Otra particularidad es que la electricidad se produce a través de electrogeneradores de gasoil, lo que en ocasiones influye en el funcionamiento de algunas atracciones, muy sensibles a los cambios en el flujo eléctrico que reciben, motivo por el que también pueden activarse los sistemas de seguridad.