EFEValència

Una cortina de humo con los colores rojo, amarillo y azul de la senyera ha vestido el cielo de València para culminar la decimoséptima mascletà de las Fallas de 2019, un disparo rítmico y potente que ha cautivado por su sonoridad y vistosidad para convertirse en un espectáculo elegante e innovador.

La pirotecnia Vulcano, ubicada en la localidad madrileña de Villarejo de Salvanes, ha sido la encargada del disparo de este domingo, bajo un sol abrasador y temperaturas que incluso superaban los 30 grados en algunos termómetros, y que ha sido presenciada desde el balcón por el ministro de Ciencia, Pedro Duque, y el president de la Generalitat, Ximo Puig.

El consejero delegado de la empresa, Jose Luis Giménez, ha reconocido tras el disparo que se lo había "pasado pipa" y que ha conseguido que la gente disfrutara consiguiendo que fuera "un espectáculo y no solo una mascletà para hacer ruido".

"Todo ha salido rozando la perfección", ha sentenciado después del baño de multitudes que se ha dado tanto a pie de calle como desde el balcón ante un público entregado.

Ha explicado que han querido "cambiar el chip" y empezar con unos principios digitales "muy definidos" que buscaban que la gente "coja cultura pirotécnica" y entienda las partes del espectáculo y luego ha seguido la "forma digital clásica con tres principios con los golpes de humo para remarcarlos más".

El primero ha sido con humo de tres colores -verde, morado y amarillo-, seguido de sendas columnas de humo de color azulgrana y naranja, como "pequeño homenaje" a los equipos de fútbol de la ciudad, el Levante y el Valencia, respectivamente.

El cuerpo contenía cinco retenciones y en la última se apoyaba con crosetes rojos en toda la plaza que, a su juicio, "ha quedado muy bonito porque parecía un bosque arriba", con un final que ha desplegado la senyera de humo por toda la plaza para culminar con un terremoto atronador cuando "la gente vibraba y le retumbaba el tímpano".

"Ha sido darle más para que no supieran qué hacer e imagino que habrán terminado gritando", ha apuntado el pirotécnico, quien ha detallado que la mascletà ha quemado 213 kilos de material pirotécnico porque, en su opinión, "no es necesario más" solo para hacer más ruido, ya que prefiere algo "más bonito, elegante y vistoso que un ruido ensordecedor que no entiendas".

Tras el disparo, el ministro ha recordado que hace años ya estuvo en el balcón y ahora "ha mejorado muchísimo la complejidad del espectáculo", especialmente por el uso de ordenadores y elementos electrónicos, y ha asegurado que el temblor que se siente "es mayor" que cuando uno despega para viajar al espacio.

"Realmente emociona bastante sobre todo porque la gente lo siente y todos los de alrededor lo sienten y nadie sabe lo que va a pasar y esto es València", ha añadido.

Puig ha asegurado que están asistiendo a disparos "extraordinarios e innovadores", ya que tradicionalmente "el sonido era fundamental" y ahora, además, se "busca la armonía de la imagen", por lo que ha apostado por apoyar al sector pirotécnico.

También estaba invitado a presenciar la mascletà este domingo en el Ayuntamiento el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, que ha seguido el disparo desde el despacho de Alcaldía.

Junto a Duque y Puig también estaba en el balcón, como es habitual, el alcalde, Joan Ribó, y los consellers Gabriela Bravo y Rafael Climent; el presidente de Les Corts, Enric Morera; y el delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Fulgencio.

Este domingo ha repetido presencia en el balcón el rapero Lory Money y entre los concejales ha destacado la presencia de la teniente de alcalde y candidata socialista a la alcaldía, Sandra Gómez, vestida con la indumentaria tradicional de fallera del siglo XVIII, preparada para participar en la Ofrenda esta tarde.

Cruz Roja ha informado de que durante el disparo de hoy, bajo un calor asfixiante que rozaba los 30 grados, han atendido a un total de 146 personas, la mayor cifra desde el inicio de las mascletaes, y 118 por lipotimias, aunque ninguna ha tenido que se evacuada a un centro sanitario.