EFEValència

Una cortina de humo con los colores rojo, amarillo y azul de la senyera ha vestido el cielo de València para culminar la decimoséptima mascletà de las Fallas de 2019, un disparo rítmico y potente que ha cautivado por su sonoridad y vistosidad para convertirse en un espectáculo elegante e innovador.

La pirotecnia Vulcano, ubicada en la localidad madrileña de Villarejo de Salvanes, ha sido la encargada del disparo de este domingo, bajo un sol abrasador y temperaturas que incluso superaban los 30 grados en algunos termómetros, y que ha sido presenciada desde el balcón por el ministro de Ciencia, Pedro Duque, y el president de la Generalitat, Ximo Puig.