EFEOrihuela (Alicante)

Las poblaciones del sur de la provincia de Alicante más anegadas por el desbordamiento del río Segura en el actual episodio de gota fría son Almoradí, Dolores y Rafal, donde los militares de la UME y del Mando de Operaciones Especiales (MOE) reparten en helicóptero comida y agua.

Así lo ha explicado la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, en el puesto de mando avanzado de las operaciones de rescate, en el ayuntamiento de Orihuela, a donde está previsto que llegue durante la mañana el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para conocer de primera mano el operativo, junto al ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

En varios municipios de la alicantina comarca de la Vega Baja se carece de agua potable debido al agua que ha llegado por la crecida del Segura, y allí la UME y los miembros del MOE, también conocidos como los 'boinas verdes', reparten agua y víveres con la ayuda de embarcaciones y helicópteros.

"Es una gota fría extraordinaria y ahora el objetivo es rescatar a todo el mundo, una fase que está prácticamente terminada, y especialmente dar alimentos y agua", ha relatado la subdelegada, quien ha incidido en que los militares seguirán en la zona "todo el tiempo que haga falta".

Aunque ha llovido durante la pasada madrugada, los problemas de inundaciones han llegado por el desbordamiento en varios puntos del río, ha repetido Poblador.

A la crecida del Segura también han contribuido las aportaciones controladas del desembalse del pantano de Santomera, en Murcia.

Entre las numerosas carreteras que siguen cortadas en el sur de Alicante, la Ap7, la CV95 entre Algorfa y Almoradí, y algún punto de la N-340.