EFEValència

La valenciana Raquel, de 25 años, ha reclamado ayuda para poder salir de Australia, donde llegó en enero con un contrato de trabajo del que ha sido despedida, porque los vuelos son cancelados y, confiesa, no sabe "durante cuánto tiempo" va a poder permitirse seguir allí.

"Como a muchas personas que están en el extranjero me gustaría volver a mi país", ha pedido Raquel a través de un vídeo, en el que explica que trabajaba en el sector agrícola pero ahora vive en una furgoneta.

Está siendo "muy difícil volver a España", lamenta Raquel, que plantea como solución que los gobiernos de España y Australia "se pongan de acuerdo y nos aseguren alguna forma de poder volver".

"No pedimos que nos repatrien gratis, entendemos que ahora hay prioridades muy serias, pero sí queremos que se tenga en cuenta nuestra situación porque ahora mismo estamos viviendo en una incertidumbre total", afirma.

Según indica, el Gobierno "nos pide encarecidamente que volvamos a nuestras casas lo antes posible, sobre todo si no podemos costearnos vivir aquí sin trabajar durante seis meses, pero el problema es que nadie nos garantiza que podamos volver".

"Conozco a gente que lleva cuatro días durmiendo en el aeropuerto, gente que ha comprado tres vuelos y todos han sido cancelados sin ningún reembolso, personas que están confinadas en una casa, a dos amigos les han dicho que tienen que irse porque no pueden asegurar que vayan a estar tres meses pagando el alquiler", explica.

Según Raquel, "todos nos hemos quedado sin trabajo" y afirma que Australia es " un país muy caro en el que vivir si no tienes trabajo, los alquileres son desorbitados, los precios de los productos están subiendo y no sabemos durante cuánto tiempo nos vamos a poder permitir estar aquí".

Explica que están buscando, además de las soluciones para poder volver España, "soluciones en caso de tener que quedarnos aquí como trabajar en granjas , pero sin ningún éxito".

También indica que, por parte del gobierno australiano, "nuestra situación no está regularizada. No sabemos qué va a pasar con los visados, hay gente que se les ha terminado y van a empezar a estar en una situación ilegal aquí y no sabemos qué va a pasar".

"Tampoco sabemos si vamos a recibir algún tipo de ayuda en caso de que esto se alargue demasiado", confiesa para añadir que vive en una furgoneta, han cerrado todos los cámpines y muchos hostales y estacionar y pernoctar en la calle es ilegal. "No sabemos qué va a pasar con eso".

Por parte del gobierno español, asegura,, "nos están diciendo que no pueden hacer nada mientras haya vuelos comerciales, pero estos rondan los 20.000 dólares -al menos el último que ha mirado- y no queremos arriesgarnos a volver a comprar otro vuelo y que se cancele".

ct/im

(vídeo)