EFEValència

Las nuevas técnicas de diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata han permitido dar la "vuelta a la tortilla" en este enfermedad, la segunda mas frecuente en el hombre, y mientras hace cuarenta años moría el 90 % de los afectados, en la actualidad es ese mismo porcentaje el que consigue la curación.

Así se ha destacado en los "Diálogos EFE Salud: Cáncer de próstata. Avances en diagnóstico y tratamiento" con Juan Casanova, responsable de la unidad avanzada de detección de cáncer de próstata del hospital Vithas Nisa 9 de Octubre, y Luis Larrea, a cargo del servicio de oncología radioterápica del hospital Vithas Nisa Virgen del Consuelo.

En el encuentro, organizado por la Agencia EFE en colaboración con Hospitales Vithas Nisa y celebrado en el Ateneo de València, también ha participado Alejandra González, psiquiatra y directora terapéutica de la Unidad de Salud Mental en los hospitales Vithas Nisa Valencia al Mar y Aguas Vivas, y Tomás Trenor, presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Valencia.

Este cambio radical en una enfermedad que solo produce síntomas en estadios avanzados, ha sido posible gracias a la determinación de los niveles en sangre de PSA y del tacto rectal, pruebas sencillas y económicas que, según los expertos, deberían hacerse todos los hombres a partir de los 50 años de edad y desde los 40 si tiene antecedentes familiares.

También gracias a tratamientos personalizados y que se dirigen al foco el tumor como la braquiterapia de alta tasa de dosis, que se realiza mediante el implante dentro o cerca del tumor de semillas que emiten radiación, permite al paciente irse a su casa el mismo día sin necesidad de más tratamiento y reduce de forma importante efectos secundarios como la impotencia o la incontinencia.

"El tacto rectal está muy denostado y repudiado por el hombre", asegura Casanova, que advierte de que solo con esa exploración médica es posible detectar un tipo de cáncer de próstata más agresivo, que no expresa el PSA y cuya tasa de detección está por debajo del 1 %.

Según Larrea, en los casos en los que el PSA es alto una resonancia magnética puede detectar si hay un foco tumoral antes de realizar una técnica más agresiva como la biopsia, y en caso de tener que hacerla existe una nueva técnica que permite elevar la tasa de detección hasta el 70 %.

Se trata de la biopsia transperineal (BTP), que permite llegar a zonas de la próstata inaccesibles con otras técnicas y, si se fusiona con la resonancia magnética multiparamétrica, supone "el mayor avance que ha tenido la urología desde el punto de vista diagnóstico", asegura Casanova.

La BTP junto a la resonancia permite "diagnosticar más y mejor, saber dónde está el cáncer y cómo es para darle un tratamiento más correcto", afirma Casanova, que añade que en Valencia "somos referencia en tratamiento focal, con unos resultados excelentes".

También ha advertido de que hay pacientes con tumores tan pequeños que no hay necesidad de que lo sepan por la ansiedad que les genera y, al tratarse de tumores con una "muy lenta evolución", deben someterse a una "vigilancia activa" y aplicando distintos tratamiento pueden llegar a pasar más de 25 años sin problemas.

"Lo que buscamos hoy en día todos los médicos es un tratamiento individualizado o a la carta. Cada paciente es un caso distinto", aseguran los expertos, que añaden que aunque cerca del 40 por ciento de los pacientes con cáncer de próstata pueden quedar impotentes, tratamientos como la braquiterapia, que actúan en el foco del tumor, les permite conservar la continencia y la potencia sexual "en el 99 % de los casos".

Antes, la impotencia y la incontinencia tras un tratamiento "eran la norma, ahora no", afirman y destacan la importancia de que existan centros especializados y con equipos multidisciplinares con experiencia en la técnica y con un control de calidad interno, que inviertan en equipamiento y en la formación continua del personal.

Según Casanova, con estas técnicas diagnósticas que permiten "afinar mejor y tratar solo la parte afectada de la próstata", se le garantiza al paciente "una curación en un porcentaje muy elevado y con mínimos efectos secundarios".

La supervivencia en hombres con cáncer de próstata es superior a los 15 años aunque no se traten y evolucionen mal, pero hay entre un 10 o un 20 % de pacientes que "no soportan" la vigilancia activa y piden ser intervenidos.

"Ahora hablamos del tratamiento secuencial del cáncer de próstata donde vamos a jugar juntos oncólogos, radiólogos, urólogos, patólogos y podemos transmitir es mensaje de que se pueden hacer las cosas "con toda la tranquilidad del mundo. Es un paciente que vamos a estar con él toda la vida", concluye Casanova.

Por su parte, Tomás Trenor afirma que en la lucha contra el cáncer son "elementos claves" la prevención ty el diagnóstico precoz, aunque advierte de que muchos hombres son "reacios" a realizarse las pruebas que pueden llevar a que la enfermedad sea diagnosticada de forma temprana.

La psiquiatra Alejandra González también subraya que para mejorar la forma en la que tanto el paciente afectado como su familia viven esta afección se le debe "quitar dramatismo" y favorecer la "adhesión al tratamiento".