EFEValència

Las residencias de mayores retoman a partir de este lunes las visitas de familiares y permiten los reingresos de usuarios que durante el confinamiento pidieron el alta voluntaria con reserva de plaza.

La resolución de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que establece el Plan de transición a la nueva normalidad derivada de la pandemia de la COVID-19 regula la desescalada tanto en los centros de carácter residencial como en los centros de atención diurna, viviendas tuteladas y los Centros Especializados de Atención a Mayores (CEAM), Centros Integrales de Mayores (CIM) y en centros asimilados.

A partir de la segunda semana de la fase 2 se permitirán los nuevos ingresos siempre que el centro disponga de plazas disponibles para aislamiento y que la persona que solicite el ingreso cuente con una prueba PCR negativa.

El reingreso o el nuevo ingreso se realizará en una habitación individual con baño de uso exclusivo, donde permanecerá quince días en aislamiento y se le volverá a realizar otra prueba PCR que deberá resultar negativa para que se le autorice la convivencia ordinaria en el centro.

En cuanto a las visitas, se ha establecido que deberán ser con cita previa, de hasta dos familiares o personas allegadas por persona residente que deberán entrar de forma individual, excepto si son convivientes, en cuyo caso podrán entrar juntas.

Para evitar aglomeraciones en la residencia, el centro organizará un máximo de visitas diarias, que se regularán en tramos, entre el 25 % y el 10 % de capacidad del centro, dependiendo del número de personas residentes.

Los familiares deberán tomarse la temperatura antes de acceder al centro y observar las medidas de higiene y prevención establecidas por las autoridades sanitarias, en particular, el mantenimiento de la distancia de seguridad de dos metros, la higiene de manos y el uso de mascarilla.

Asimismo, cuando soliciten la cita previa deberá contestar a un cuestionario que evite la entrada en el centro de visitas con sintomatología compatible con COVID-19.

Para estas visitas, la dirección determinará en la medida de lo posible un lugar próximo al acceso del centro con dimensiones suficientes para garantizar la distancia social de dos metros, y en el que puedan reunirse las visitas de las personas familiares evitando la deambulación de los mismos por el centro.

En el caso de que el centro disponga de espacios al aire libre, la visita se realizará preferentemente en dichos espacios, siempre que sean de uso privativo y la meteorología lo permita.

Entre una y otra visita el personal de limpieza desinfectará las dependencias conforme lo establecido en el plan de contingencia, y ante la sospecha o confirmación de un brote de COVID-19 la dirección del centro suspenderá las visitas como medida preventiva.

La fase 2 también permite el desarrollo de las actividades que se desarrollaban con anterioridad en las áreas de atención psicológica, actividades de terapia ocupacional, de rehabilitación, de animación así como de prevención y promoción de la salud, según las características estructurales del centro y respetando las medidas de seguridad establecidas.

Los servicios de peluquería y podología seguirán su actividad con cita previa, atención individual y garantizando las medidas de seguridad e higiene. Las personas residentes acudirán al servicio con mascarilla y en el horario establecido, y una vez realizado cada servicio se desinfectará el material y las superficies utilizadas.

En esta segunda fase todavía no se podrán realizar salidas de esparcimiento de las personas residentes ni individualmente ni grupalmente, lo que si será posible en la fase 3.

Por otra parte, en cuanto a los CEAM/CIM y hogares de convivencia para personas mayores, reabrirán la atención en su horario habitual, pero exclusivamente con cita previa.

El acceso a las dependencias deberá conllevar la desinfección del calzado y de medidas ortopédicas, como sillas de ruedas, andadores, mediante procesos o soluciones desinfectantes, y también se deberá tomar la temperatura del usuario, no pudiendo acceder al centro si es superior a 37,5º.

Deberá llevar mascarilla y utilizar todas las medidas de higiene y seguridad establecidas por las autoridades sanitarias y no deberá ir acompañada a las dependencias del centro, salvo si precisa ayuda de tercera persona.

En la fase 2, la actividad será exclusivamente de forma individual y solamente para los servicios de parafina, podología, fisioterapia, terapias rehabilitadoras y peluquería. Una vez se pase ya a la fase 3, también se podrán realizar talleres de envejecimiento activo con grupos reducidos de hasta diez personas.