EFEValència

Evitar la infección del coronavirus y detener así su transmisión es el objetivo de la vacunas de segunda generación contra la covid-19 que se desarrollan en la actualidad y se prevé que a lo largo de 2022 puedan ser administradas, y que complementarían a las que ya se están inoculando.

El secretario de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Jose Antonio Forcada, asegura a EFE que las vacunas de las que disponemos reducen el riesgo de enfermedad grave pero no impiden la infección, que es lo que se busca en las vacunas de segunda generación.

En caso de ser así "reduciría enormemente el riesgo de transmisión", afirma el también presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (ANENVAC).

Por su parte, Antonio Carmona, investigador del Área de Investigación en Vacunas (AIV) de Fisabio, señala que las llamadas vacunas de "segunda generación" no serán mejores o peores que las ya disponibles, sino complementarias a las que ya se están administrando.

Carmona, coordinador científico de COVIDRIVE, un proyecto internacional que estimará la efectividad de las vacunas frente a la covid-19 en Europa, explica que algunas de esas vacunas se basan en las mismas plataformas tecnológicas que se han empleado para desarrollar las vacunas de "primera generación".

Como valor añadido, indica que algunas de estas vacunas de "segunda generación" muestran "potencial para generar una respuesta inmunitaria esterilizante más significativa que las disponibles actualmente, por lo que sí contribuirían a generar una protección más efectiva contra la transmisión.

Además, subraya de estas vacunas la mayor disponibilidad de dosis a nivel mundial y que ayudaran a reforzar las respuestas inmunitarias de aquellos grupos de población más vulnerables mediante su uso como dosis recordatorio, según fuentes de Fisabio.

VACUNAS DE SEGUNDA GENERACIÓN

Las vacunas de segunda generación están en fase 3 en sus respectivos ensayos clínicos, y si la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) da una estimación positiva de sus resultados de eficacia y seguridad en los próximos meses, alguna podría estar autorizada a lo largo del próximo año.

En la Unión Europea, actualmente están bajo revisión por la EMA las vacunas de Novavax (NVX-CoV2373), Sanofi Pasteur/GSK (Vidprevtyn) y CureVac (CVnCoV).

Estas tres compañías forman parte del proyecto COVIDRIVE, que estudiará la efectividad de estas nuevas vacunas de la covid-19 en Europa en cuanto sean aprobadas para su uso general.

Según explica Carmona, la vacuna de CureVac funciona de una manera similar a las de Pfizer y Moderna, ya que está basada en la tecnología del ARN mensajero envuelto en liposomas, y se administrará también en dos dosis separadas por cuatro semanas.

La vacuna Novavax está basada en una plataforma tecnológica innovadora, en la que se integran pequeñas proteínas de la espícula del SARS-CoV-2 a nanopartículas, simulando la estructura viral, y también requerirá dos dosis separadas por tres semanas de tiempo.

En el caso de la vacuna de Sanofi Pasteur, pequeñas proteínas imitan la composición y estructura del virus para estimular la respuesta inmunológica del individuo, y para ella, GSK aportó un compuesto químico que estimula aún más la respuesta inmunitaria.

Por su parte, Forcada señala que la vacuna intranasal que desarrolla el equipo del doctor Luis Enjuanes produce una inmunidad en la puerta de acceso al tracto respiratorio y protegerá contra la infección y la transmisión del virus.

En este sentido, Carmona señala que la vacuna española HIPRA muestra potencial para generar una respuesta inmunitaria esterilizante más significativa que las disponibles actualmente, por lo que contribuirá a generar una protección más efectiva contra la transmisión.

Según Forcada, Moderna y Pfizer también trabajan en mejorar su vacuna para intentar conseguir que produzcan anticuerpos esterilizantes que impidan una infección, actuando rápidamente de barrera, mejorar la inmunidad a largo plazo y que sean activas frente a todas las variantes que pueda haber del virus.

DOSIS DE RECUERDO

Según Carmona, en España, dado el alto porcentaje de población vacunada, estas vacunas no serán destinadas con toda probabilidad a primeras o segundas dosis, sino que ayudarán a reforzar las respuestas inmunitarias de aquellos grupos de población más vulnerables mediante su uso como dosis recordatorio.

Aunque aún está bajo estudio, señala, esta combinación podría ayudar a activar respuestas inmunológicas complementarias y mejorar la protección contra la enfermedad en estos grupos más susceptibles a perder la inmunidad con el tiempo.

A nivel mundial, facilitarán un reparto más eficiente y equitativo de las vacunas y se podrá prevenir, entre otras cosas, la aparición de nuevas variantes en países que tienen ahora una cobertura vacunal muy baja.

RETOS PARA LA PRÓXIMA GENERACIÓN DE VACUNAS

Carmona señala que uno de los retos a los que las vacunas frente a la COVID-19 tendrán que enfrentarse a medio plazo son conferir una mayor inmunidad esterilizante para ser más efectivas en prevenir la transmisión.

Otro será que tengan una mayor capacidad para rediseñarse rápidamente y con ello se pueda responder más rápidamente a potenciales nuevas variantes, algo que será más fácil al contar con vacunas basadas en ARN mensajero, más sencillas de reformular.

Según explica, podría hacerse de manera similar a lo que se hace actualmente con las vacunas de la gripe, que se reformulan anualmente en función de los subtipos de gripe circulantes.

Un tercer reto, afirma, es que estas vacunas alcancen a los países en vías de desarrollo de manera justa y equitativa para evitar la aparición de nuevas variantes, y porque de esa forma "conseguiremos erradicar el virus de la faz de la Tierra, o como mínimo, tenerlo bajo control". EFE

Por Concha Tejerina