EFEValència

Los integrantes del Centro de Perfeccionamiento del Palau de les Arts de València han ofrecido una desinhibida versión de Les Mamelles de Tirésias, de Francisc Poulenc, una rareza poco habitual en las programaciones de los teatros de ópera que han resuelto con eficacia y exquisita comicidad.

Con una escenografía única que trasladaba al espectador a un cafetín de las primeras décadas del siglo XX, el elemento principal (y único) era un mueble-aparador-barra de bar deslizante con funciones polivalentes y unos puntos de luz con tulipas esféricas de color blanco, que permitían ambientes diferentes en los que los 12 personajes se desenvolvían con agilidad, gracia y sensualidad, sin necesidad de recurrir a gestos forzados.

En apenas una hora de duración, se fueron sucediendo situaciones cómicas disparatadas en las que se mezclaban reivindicaciones feministas, proclamas antimilitaristas, mujeres que rehúsan seguir sometidas al poder patriarcal y deciden ser independientes, y hombres que se ven abocados a asumir la maternidad y en una misma noche dan a luz a 4.049 niños en una especie de producción en cadena de bebés.

La acción culmina con una estetecista actuación típìca de cabaret en la que intervienen los doce cantantes, haciendo un decoroso estriptis colectivo en la que la voz se funde con bailes eróticos y sensuales haciendo el amor entre parejas heterosexuales y homosexuales. Y en medio de todo ello, una invitación al público a tener niños,

Excelente trabajo el de la pareja protagonista, la soprano Larisa Stefan y el tenor Joel Williams, dos personajes antitéticos y complementarios a la vez, que finalmente se reconcilian dando paso a una parodia en favor de la natalidad en un mundo, el de la primera mitad del siglo XX, dominado precisamente por las grandes guerras.

Buen nivel también el del resto de cantantes, con personajes estrafalarios, como el gendarme enamorado del hombre/mujer y el periodista sin escrúpulos.

Impecable la dirección musical de Roger Vignoles, en una obra en la que se ofrecido la versión de Benjamín Britten para dos pianos, que han ejecutado el propio Vignoles y Jorge Giménez.

Con "Les mamelles de Tirésias" los responsables dell Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo han realizado una decidida apuesta por las nuevas tendencias de la ópera del siglo XX, con esta vitalista producción creada específicamente para jóvenes intérpretes de las operas estudio.

Se trata de una coproducción de de Snape Maltings (Reino Unido) y el festival francés de Aix-en-Provence, con el respaldo de la Red Europea de Academias de Ópera (ENOA en sus siglas en inglés).