EFEValència

Las ayudas urgentes al alquiler de vivienda en los municipios afectados por la gota fría del pasado mese de septiembre, cuyo importe global máximo asciende a 500.000 euros, ya pueden solicitarse.

El plazo de presentación de solicitudes será de 15 días hábiles contados a partir del 10 de octubre, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Las ayudas por el temporal de lluvias que afectó a la Comunitat Valenciana entre el 11 y el 14 de septiembre fueron decretadas de urgencia en el pleno del Consell del pasado 4 de octubre.

El procedimiento a seguir por las personas interesadas es el regulado con el decreto que publicó este miércoles el Diario oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), que establece las bases y el procedimiento de concesión directa de las ayudas.

El importe global máximo de las ayudas a conceder derivadas del decreto asciende a 500.000 euros con fondos propios de la Generalitat Valenciana, y únicamente se podrá presentar una solicitud de ayuda por vivienda.

La documentación deberá presentarse en las Oficinas de Coordinación de la Postemergencia habilitadas por la Generalitat o, en su caso, en las oficinas habilitadas por la Generalitat en los ayuntamientos, preferentemente en el de la localidad en la que se ubica la vivienda habitual, es decir, el domicilio de residencia efectiva, continuada y permanente de la unidad familiar o de convivencia.

Estas subvenciones se conceden de forma directa por concurrir razones de interés económico, social y humanitario, en virtud de las circunstancias de las que se ha dejado constancia en el acuerdo de 20 de septiembre de 2019, del Consell, por el que se inician las actuaciones para paliar los daños producidos por el temporal.

En las semanas posteriores al temporal se ha llevado a cabo, mediante la Unidad de Evaluación de Daños y Recuperación de Edificaciones, una evaluación del estado general de las viviendas.

Algunas de ellas, debido a su deterioro y al haber sufrido daños irreparables por las infiltraciones del agua se han declarado como inhabitables, lo que ha obligado a un número elevado de personas a abandonar sus casas de forma permanente.

Por ello, la Generalitat ha previsto destinar los recursos necesarios para que las personas afectadas puedan encontrar una alternativa habitacional digna donde seguir desarrollando su vida con total normalidad.