EFECastelló

El Consejo Valenciano de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia, Alicante y Dentistas de Castellón (CONVOE) ha pedido a la Conselleria de Sanidad el cierre de las clínicas dentales -que están prestando solo servicios de urgencias- para evitar que se conviertan en un problema sanitario por la falta de material de protección.

Los tres colegios han propuesto seguir atendiendo las urgencias dentales en instalaciones de centros sanitarios públicos, donde se dispongan de las medidas de bioseguridad necesarias, reforzando las plantillas ya existentes con dentistas voluntarios, según han informado fuentes del Colegio Oficial de Dentistas de Castellón en un comunicado.

En el mismo se destaca que los colegios de las provincias valencianas habían organizado un listado de clínicas dentales abiertas en las tres provincias para atender las urgencias dentales de los valencianos para "contribuir así a evitar el colapso del sistema público".

Sin embargo, "la evidente falta de material de protección y por ende de garantías de seguridad para profesionales y pacientes" ha obligado a los colegios a solicitar a Sanidad un cierre temporal de las clínicas, y a proponer que las urgencias sean tratadas en centros públicos reforzando las plantillas de personal estatutario con dentistas voluntarios, sin que por el momento conste respuesta alguna al respecto.

Desde hace semanas y dada la coyuntura sanitaria, los dentistas sólo están atendiendo las urgencias de sus pacientes ejerciendo así su responsabilidad como profesionales sanitarios.

Sin embargo, tal y como destaca la presidenta del CONVOE, Patricia Valls, con el paso de los días va disminuyendo el número de consultas que prestan esta atención ya que las existencias de material de protección adecuado son mínimas, como ha corroborado la patronal FENIN (la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria) al Consejo de Dentistas.

Valls ha señalado que el odontólogo es "quizás uno de los profesionales más expuestos al coronavirus COVID-19, al desarrollar su trabajo en contacto directo y continuo a escasos centímetros de la boca del paciente".

Por ello, ha argumentado, "para el dentista y su equipo de trabajo las medidas de protección son fundamentales y si carecen de las mismas, no pueden desarrollar su labor asistencial sin contribuir a la expansión de la enfermedad".

Por todo ello los tres colegios de la Comunitat, a través de su Consejo autonómico (CONVOE) han solicitado a la Conselleria de Sanitat (al igual que el Consejo de Dentistas al Ministerio) el cierre de las clínicas dentales para evitar que éstas se conviertan en un nuevo problema sanitario por la falta de material de protección.

A su vez, han propuesto seguir atendiendo las urgencias dentales en instalaciones de centros sanitarios públicos, donde se dispongan de las medidas de bioseguridad necesarias, reforzando las plantillas ya existentes con dentistas voluntarios.

Finalmente, desde los Colegios de Valencia, Alicante y Castellón, hacen un llamamiento a la responsabilidad de los pacientes, pidiéndoles que permanezcan en sus casas y que si tienen algún problema dental llamen previamente por teléfono a su clínica de confianza para que valoren si se trata de una urgencia.