EFEAlicante

El primer estudio global sobre los hongos del suelo, realizado a partir de muestras de ecosistemas del mundo, revela que un porcentaje muy pequeño de especies de estos microorganismos es dominante en los suelos de todo el planeta, un patrón parecido al del reparto de la riqueza en las sociedades humanas.

Esta investigación ha sido llevada a cabo por científicos de Australia, Estados Unidos, China, Reino Unido y España, entre los que se encuentra el investigador del Instituto Multidisciplinar para el Estudio del Medio "Ramón Margalef" de la Universidad de Alicante (UA) Fernando T. Maestre.

En declaraciones a Efe, Maestre ha afirmado que muchos aspectos de la biología y ecología de los hongos del suelo, esenciales para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta, continúan siendo "grandes desconocidos".

Ha resaltado que "es la primera vez que se han estudiado los hongos del suelo a través del análisis de 235 muestras procedentes de ecosistemas repartidos por los seis continentes, incluyendo desiertos, bosques tropicales y zonas polares".

En este trabajo, publicado en la prestigiosa revista Nature Communications, los científicos han descubierto que un pequeño porcentaje de especies de estos microorganismos se halla presente en los suelos de todo el mundo.

En concreto han identificado unas ochenta especies de hongos dominantes (menos del 0,1 % de las halladas), que comprenden cerca del 20 % de las poblaciones de estos microorganismos en los suelos estudiados.

Según Maestre, "hay indicios de que esto puede ser una especie de ley universal en la naturaleza", pues las comunidades de hongos estudiadas siguen una dinámica muy parecida a la de la distribución de la riqueza en la sociedad humana, en la que unas cuantas personas concentran la mayor parte de la misma.

"Patrones similares han sido también observados en otros organismos, como los árboles en la selva amazónica o las bacterias del suelo", ha destacado otro de los autores del estudio, Manuel Delgado-Baquerizo, investigador Marie Curie de la Universidad Rey Juan Carlos y miembro del Laboratorio de Ecología de Zonas Áridas y Cambio Global que dirige Fernando T. Maestre.

La investigación ha permitido, igualmente, saber las preferencias ambientales de las agrupaciones de especies dominantes de hongos, lo que ha contribuido a poder elaborar los primeros mapas o atlas de su distribución global.

Esa información es de gran utilidad para conocer cómo el cambio climático incidirá en su distribución en un futuro.

Además, "un aspecto importante del estudio es que varias de las especies que hemos identificado tienen particular interés para el ser humano, ya que son patógenas que afectan a distintos cultivos y a nosotros mismos", ha explicado este investigador.

De manera que si estas especies de hongos se pueden expandir con el cambio climático, cabe la posibilidad de que la incidencia de las enfermedades transmitidas por ellas puede aumentar también, ha apuntado.

En esta investigación se han utilizado, asimismo, las técnicas genómicas más avanzadas para comprender mejor las características de estos hongos y por qué son tan dominantes en los suelos del planeta.

"Al estudiar con más detalles las características de los hongos dominantes, encontramos que entre éstas hay aspectos como su capacidad de ser dispersados a lo largo de grandes distancias por el viento y el poseer numerosos genes asociados a la capacidad de soportar condiciones ambientales adversas y de captar recursos como los nutrientes", ha señalado Maestre.

Por otra parte, este experto ha subrayado la relevancia que tiene para los humanos el conocer mejor la ecología de los hongos del suelo.

Estos microorganismos "no solo son importantes para nosotros por aspectos como la fermentación de la cerveza o la producción de la penicilina, sino que muchas de las especies que viven en el suelo generan relaciones simbióticas con las plantas que les permiten captar más nutrientes y optimizar el uso del agua", ha especificado.

Básicamente, nuestra cadena alimentaria depende de las plantas, cuyo crecimiento y desarrollo está condicionado por muchos factores, entre otros, la asociación con microorganismos del suelo, "siendo los hongos uno de los más importantes", ha expuesto.

"Si conocemos mejor la ecología de estas especies, y este estudio contribuye a ello, podremos manejar los suelos para optimizar el crecimiento de las plantas, así como conocer mejor los posibles impactos del cambio climático, lo que resulta fundamental para poder adaptarnos al mismo", ha añadido.

Esta investigación "no es el final del camino, sino el principio: nos permite acotar los miles de especies de hongos que hay y centrarnos en las dominantes, ya que, si son tan abundantes, deben jugar un papel muy importante en los ecosistemas", ha indicado.

Una vez identificadas, los expertos intentarán aislarlas en el laboratorio para caracterizarlas mejor, ver cómo es su genoma y qué implicaciones tienen para el funcionamiento de los ecosistemas y nuestra salud, entre otros ámbitos del saber.

Fernando Maestre, doctor en Biología por la UA, se incorporó al Instituto Multidisciplinar para el Estudio del Medio "Ramón Margalef" de esta institución gracias al programa de captación de talento GenT de la Generalitat Valenciana.