EFEValència

Los médicos internos residentes (MIR) se han manifestado este lunes por el centro de València para insistir en su reivindicación de mejoras en sus condiciones de trabajo y salariales y "esperando a que la Conselleria de Sanidad se digne" a escucharles.

La manifestación, que se repetirá todos los lunes por la tarde, ha sido secundada por "centenares" de asistentes que han salido de la plaza del Parterre para acabar ante el Palau de la Generalitat, según ha explicado a EFE el representante de la Asociación de Médicos Internos Residentes en la Comunitat Valenciana, Enrique Cuñat

La marcha ha formado una gran cola debido a que los manifestantes, que portaban en su totalidad mascarilla, han caminado en filas separadas guardando la distancia de seguridad como prevención ante el coronavirus.

Esta protesta forma parte de las movilizaciones y la huelga convocadas por el Sindicato Médico CESM desde el 21 de julio para exigir la equiparación salarial con otras Comunidades Autónomas, que implica un incremento del complemento de residencia, y la de jornada de trabajo y descansos con un médico adjunto.

La manifestación tiene lugar después de las protagonizadas el pasado lunes por este colectivo en València y Alicante -con 1.500 participantes en total- y de que el Comité de huelga de los MIR pidiera el cese de la consellera de Sanidad por "falta de voluntad negociadora", tras una reunión en la que Ana Barceló les trasladó que "no pueden negociar nada" y les propuso crear un foro para que sea en ese escenario donde se trasladen las reivindicaciones de la huelga.

Enrique Cuñat ha recordado que los MIR solicitan la equiparación de la jornada de trabajo y descansos con la de un médico adjunto con un descanso obligatorio de 36 horas, jornada máxima de 37,5 horas semanales, cotización de las horas de guardia médicas y, en caso de horas extra, deberán ser voluntarias, de descanso obligatorio y no podrá exceder de las 80 horas anuales.

Además, reclaman la equiparación salarial con las demás CCAA, lo que implica un incremento del complemento de residencia, un aumento del precio de la hora de jornada complementaria, y abono de las dietas correspondientes a las guardias.

Del mismo modo, exigen el pago del 100 % de la incapacidad temporal desde el primer día de la baja y, en caso de baja laboral, los residentes cobrarán 54 horas de guardia en las mismas condiciones reconocidas para el personal estatutario.