EFEValència

La obesidad alcanza ya a cuatro de cada diez españoles y las personas obesas que no se tratan pueden llegar a reducir en 10 años su esperanza de vida, tal y como afirman los especialistas de Quirónsalud, con motivo del Día Europeo de la Obesidad que se celebra el 18 de mayo.

La obesidad afecta negativamente a la salud general de quien la sufr, y se asocia a otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2, la dislipemia, la apnea del sueño, y ciertos tipos de cáncer como el de colon o el de mama.

"El origen de este aumento imparable de la obesidad", apunta el doctor Juan Luján, jefe del Servicio de Cirugía del Aparato Digestivo y de la Unidad de Obesidad del Hospital Quirónsalud de Murcia, "se encuentra en los cambios en el estilo de vida, el sedentarismo y el abandono de la dieta mediterránea que se ha ido implantando en la sociedad actual".

El aumento de la obesidad y las enfermedades que la acompañan (comorbilidades) ha llevado a los cirujanos a ampliar las indicaciones de la cirugía bariátrica, como explica el doctor Carlos Sala, jefe de las Unidades de Obesidad de Quirónsalud Alicante y Valencia “aunque la cirugía bariátrica está generalmente indicada para las personas obesas con un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor de 35 ó 40, debido a la epidemia mundial de diabesidad y los excelentes resultados, también dirigimos las intervenciones hacia la resolución de las comorbilidades, incluso en pacientes con obesidad grado I (IMC>30) que sufren enfermedades graves como la diabetes con un mal control metabólico".

La obesidad al igual que la diabetes tipo 2 puede remitir con cirugía y los resultados "son altamente esperanzadores en más del 75% de los pacientes obesos que se someten a una intervención de cirugía bariátrica o metabólica que, además de perder gran cantidad de peso, dejan de ser diabéticos y mejoran el riesgo cardiovascular", añade el comunicado.

La efectividad "es inmediata en pacientes con diabetes tipo 2, que habitualmente dejan de usar insulina y medicación tras la intervención", según explica el doctor Luján.

Entre las técnicas que más eficacia y seguridad han demostrado hasta la fecha se encuentran la gastrectomía tubular y el bypass gástrico.

"Ambas técnicas se realizan con cirugía mínimamente invasiva vía laparoscópica, lo que favorece un postoperatorio menos molesto y una rápida recuperación, ya que el paciente puede abandonar el hospital 36 horas después de la intervención", apunta el doctor Sala.