EFEValència

Los restaurantes han comenzado a negociar con el Arzobispado de Valencia la unificación de criterios para la celebración de las comuniones, con la intención de que se concentren, si es posible, en los meses de agosto y septiembre.

El presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunitat Valenciana (CONHOSTUR), Manuel Espinar, ha explicado a EFE que han pedido que se agrupen los criterios entre las parroquias y los colegios concertados religiosos para que las comuniones se celebren en esos dos meses y facilitar así a los restaurantes y a las familias las reservas para los banquetes.

En el caso de los banquetes de boda, los restaurantes están viendo cómo se trasladan de fecha las reservas que había para marzo, abril y mayo y se recolocan en otros meses de 2020 o, en otros casos, se retrasan a 2021.

Los banquetes previstos para marzo, abril y junio se están cambiando de fecha y los de julio se mantienen en un porcentaje del 60 o 65 % porque "la gente apuesta porque más adelante no habrá problema".

Espinar ha asegurado que cancelaciones de eventos no se han producido, a excepción de las comidas del día de San José, que son irrecuperables, pero sí se han movido de fecha.

A nivel interno, los restaurantes intentan "canalizar el shock" que han sufrido con el cierre obligado del sector de la hostelería, aunque era "necesario" al tratarse de "los mayores espacios de socialización y, por tanto, posible foco de propagación", ha comentado.

Cerca del 80 % de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se solicitan en la Comunitat Valenciana corresponde a la hostelería, un sector que "intenta sobrevivir hasta que vuelva a abrir sus puertas" mediante suspensiones de empleo y búsqueda de financiación para poder "levantar las persianas" cuando el coronavirus lo permita.

La "segunda batalla", ha manifestado Espinar, que también preside la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), será la demanda, ya que "con menos poder adquisitivo y asustada", los clientes irán gastando "muy lentamente" en bares y restaurantes.

El turismo internacional "difícilmente se moverá, por lo que la apuesta debe ser el turismo local y el consumo de "producto Comunidad Valenciana y producto España", ha añadido.

"Va a ser un año muy complicado de afrontar" para un sector que en la Comunitat Valenciana cuenta con 34.000 locales, entre restaurantes, bares y cafeterías, que dan empleo a 160.000 personas.