EFEValència

Más de 2.000 establecimientos de hostelería, restaurantes y cafeterías de València participarán en una campaña del Ayuntamiento y Ecovidrio para fomentar el reciclaje de vidrio en los próximos meses y que recordará, a quienes incumplan la normativa, que las multas pueden llegar a los 650 euros.

El concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, y el director de Ecovidrio en Valencia, Roberto Fuentes, han presentado este jueves los detalles de la campaña Horeca Ciudad para fomentar el reciclaje de vidrio, que constará de tres fases y se llevará a cabo por distritos.

En la primera fase, educadores ambientales visitarán los establecimientos para informar sobre la obligatoriedad del reciclaje, así como de las herramientas que el Ayuntamiento y Ecovidrio pondrán a su disposición para hacerlo más fácil.

En la segunda fase se volverá a esos hoteles, restaurantes, bares y cafeterías para comprobar el cumplimiento de la normativa, ya que en caso contrario, el comercio podría ser sancionado con 650 euros.

La tercera fase consistirá en visitar de nuevo aquellos establecimientos que no cumplan con lo establecido y recordarles la obligatoriedad del reciclaje, según los artículos 77 y 78 de la Ordenanza Municipal de Limpieza en relación con el artículo 73 de la Ley 10/2000 de Residuos de la Comunitat Valenciana.

La campaña se centra en el sector Horeca, ya que este concentra más del 50 % del consumo de vidrio en València, y según han asegurado desde el Consistorio, en 2018 se consumió en la ciudad un total de 15,8 kilogramos de vidrio por persona.

Para Campillo es "imprescindible hacer campañas específicas para promocionar el reciclaje en este sector" y esta tendrá como objetivo fomentar el reciclaje de vidrio y "visitar uno a uno cada establecimiento para informarles sobre la obligatoriedad de reciclar vidrio en nuestra ciudad" ya que la Ordenanza Municipal de Limpieza "obliga a la separación de residuos en origen".

Fuentes ha ratificado que un envase de vidrio "se puede reciclar infinitas veces" y así se "evita la extracción de materias primas", hay un menor consumo energético y además se disminuye la emisión de gases de efecto invernadero; todo esto "cumple los requisitos fundamentales de la economía circular".

El concejal ha querido recordar que el Ayuntamiento ya ha puesto en marcha distintas iniciativas, como la recogida puerta a puerta en Ciutat Vella o en el barrio de Ruzafa, este último durante la semana fallera; unas campañas que, según Campillo, han aumentado las cifras de reciclaje en la ciudad.