EFEValència

El Bioparc de València ha visto nacer a la primera cría de este año de una gacela Mhorr, especie que se extinguió en su hábitat y sobrevive gracias al español José Antonio Valverde, que rescató del Sáhara a un grupo de once ejemplares cuyos descendientes se encuentran en centros conservacionistas.

Se trata de un ejemplar macho, miembro de un grupo reproductor compuesto por un macho y tres hembras, que forma parte del Programa conservación internacional (EEP) de la especie, y que en el parque valenciano se encuentra en la zona de la sabana, en un recinto multiespecie que comparte con otros antílopes.

Sus compañeros son los addax ("Addax nasomaculatus"), la grulla coronada cuelligrís ("Balearica regulorum") y la tortuga de espolones ("Centrochelys sulcata"), según informa el Bioparc.

Todo el rebaño asistió al alumbramiento, que transcurrió con "normalidad" y ahora, con tan sólo unos días de vida, puede verse a la cría mamar y corretear junto a los adultos.

La gacela Mhorr ("Nanger dama mhorr"), la mayor de esta especie, se distingue por su blanco pelaje cubierto de un color castaño rojizo en su dorso y sus característicos cuernos en forma de "s", y es también conocida como "dama" por la elegancia de sus esbeltas patas y su largo cuello.

La lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) incluye a la gacela Mhorr como "críticamente amenazada" de extinción, lo que motivó que en 2014 Bioparc València se uniera "muy activamente" a las instituciones que están luchando intensamente para garantizar su pervivencia, dentro del Programa conservación internacional (EEP), han señalado las mismas fuentes.

Con la formación del grupo valenciano prácticamente desde su llegada cada año se han reproducido con éxito y ya son doce las crías que han nacido en el parque.

Esta especie se ha convertido en un icono conservacionista, "ejemplo de la importantísima labor de los parques de animales y la necesaria cooperación internacional para evitar la pérdida de biodiversidad", añaden desde Bioparc.

Actualmente esta especie ha podido comenzar a reintroducirse en su entono natural y ya se desarrollan cinco iniciativas en Marruecos (Parque Nacional Bou-Hedma y Domaine Royal R'Mila), Senegal (Reserva de Fauna de Guembeul y Reserva de Fauna de Ferlo Norte) y Túnez (Parque Nacional de Bou Hedma), gracias a la cooperación internacional de diferentes instituciones.