EFEValència

El alcalde de Orihuela (Alicante), Emilio Bascuñana (PP), ha urgido a disponer de toda la tecnología y los recursos necesarios para dotar de infraestructuras hidráulicas, cifradas en 400 millones a la Vega Baja, para evitar futuros daños por inundaciones y poder "sobrevivir" y desarrollarse.

En su comparecencia en la comisión de Les Corts para el estudio de medidas de prevención de los riesgos de inundaciones del Baix Segura, ha recordado que han sufrido 251 inundaciones desde que hay registros, ha cifrado entre 1.500 y 3.000 millones las pérdidas en la comarca tras la última DANA y ha reclamado "reconducir" el plan Vega Renace.

Bascuña ha afirmado que "un año y 16 días" después aún no han recibido las ayudas de 3,2 millones de la Generalitat y 2 millones de Gobierno, ha sostenido que "no" se "resignan" a no poder desarrollarse por ser zona inundable y ha sentenciado: "No necesitamos más palabras, necesitamos obras ya".

Los grupos han mostrado su apoyo a las necesidades de la Vega Baja, pero le han cuestionado sobre el urbanismo ilegal, que ha negado, y la ocupación de viviendas en zonas inundables, y el PSPV le recordado que el president, Ximo Puig, les ha apoyado "desde el minuto cero" y que el Plan Renace es necesario para recibir ayudas de Europa, además de reprocharse que ha acudido a "confrontar".

Entre las infraestructuras que ha reclamado, ya detalladas en 2019 por la Universidad de Alicante y cifradas en 400 millones, está canalizar la Rambla de Abanillas, ampliar el río Segura de Orihuela a la desembocadura, solucionar los barrancos y escorrentías en la sierra y obras de almacenamiento de agua y parques inundables.

Ha negado acudir a Les Corts a "batallitas políticas" y ha asegurado "no buscar culpabilidades y excusas sino soluciones y pasan por Generalitat", además de reclamar un Plan de Actuación Territorial (PAT) que recoja su indiosincrasia y potencie su sector agroalimentario y turístico.

"Que sea capaz de vertebrar nuestro territorio con la CV-95 y la línea de ferrocarril que una la estación intermodal con Torrevieja y Orihuela Costa y sea capaz de coordinar recursos, oportunidades y desarrollos de manera equilibrada y justa y nadie salga perjudicado y todos nos beneficiemos", ha añadido.

Según Bascuña, necesitan infraestructuras hidráulicas para seguir progresando y para ello, se requiere "nuevas tecnologías y aplicar el conocimiento y el talento para definir las mejores actuaciones" y ha pedido "no" rechazarlas "por su elevado coste".

Ha recordado que tras el último episodio de lluvias, 9.148 han reclamado ayudas al consorcio de compensación de recursos y que hay 15.000 familias afectadas, que el municipio ha perdido más 540 millones y 25 millones en bienes municipales, con pérdidas directas en agricultura de 304 millones e indirectas de 245 y con pérdidas en la comarca "cifradas entre los 1.500 y los 3.000 millones de euros".

"Mi pueblo necesita actuaciones, inversión, obras y las necesita ya; de hecho, ya es tarde", ha apuntado y ha cuestionado por qué no se ha buscado financiación si ha habido normativas que a lo largo de los años han recogido las necesidades en materia de infraestructuras hidráulicas para afrontar las inundaciones.

Bascuñana ha dicho que esperaban "mucho pero les ha decepcionado" el "plan Marshal" Vega Renace porque carece de participación (solo uno de cada mil habitantes) y de propuestas de los técnicos municipales y ha urgido a "reconducirlo" porque es "una buena idea".

Ha considerado "un fallo" que no mencione la canalización de la Rambla de Abanillas y ha calificado de "inaceptable" que no incluya la conexión con la costa y ha pedido que ese plan "recoja" las demandas de los ayuntamientos y las del memorando del Foro Vega Baja acordado en octubre de 2019 entre municipios y agentes sociales.

"Hoy me veo obligado a reclamar ante Les Corts soluciones y que se trate a Orihuela y la Vega Baja con dignidad y justicia y se nos dé lo que merecemos y necesitamos "para sobrevivir".