EFEValència

Les Corts Valencianes han aprobado por unanimidad pedir al Gobierno que revise el reglamento de Explosivos, con el fin de facilitar los trámites administrativos para favorecer la celebración de los actos de arcabucería que se desarrollan desde hace siglos en muchas fiestas tradicionales valencianas.

La propuesta, presentada por el PP en la comisión de Educación y Cultura, asume, según ha explicado el diputado popular Luis Martínez, las peticiones de las entidades responsables de la organización y desarrollo de actos de arcabucería en contextos festivos, como la Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y Cristianos (UNDEF).

La iniciativa pide simplificar los trámites para el uso de pólvora a los actos de arcabucería de las fiestas valencianas de Moros y Cristianos, y permitir a las pirotécnicas que cumplan los requisitos de seguridad exigidos, no solo comercializar, sino también fabricar pólvora negra para arcabucería.

También solicita igualar el tiempo de custodia de la pólvora en todas las celebraciones fiesteras, siendo este de 96 horas para todas las poblaciones, y que su transporte y precintado pueda ser realizado por los participantes.

Además, la proposición plantea instar al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a que provea las condiciones necesarias para garantizar la libre concurrencia de un número suficiente de empresas que puedan asumir la fabricación, almacenaje y distribución de pólvora, de forma que los precios de ésta sean los esperables en un régimen de competencia abierta y ordenada.

Les Corts Valencianes también han solicitado la creación de una mesa de trabajo donde participen las administraciones estatales, autonómicas y locales, con la UNDEF, las entidades fiesteras, la Asociación de Pirotécnicos Valencianos (Piroval) y la Asociación Española de Fabricantes de Fuegos Artificiales (AFAPE).

Asimismo, han mostrado su apoyo a las gestiones que diversas instituciones llevan a cabo para conseguir que una tradición tan arraigada como la arcabucería deje de ser vista y tratada como un problema en la normativa vigente, y reciba la consideración y la protección que merece.