EFEAlicante

La Policía Local de Alicante sancionó durante la noche de este viernes a un total de 33 locales de ocio donde se incumplía la normativa COVID y realizó tres desalojos en el centro, la playa de San Juan y el casco antiguo, e impuso 78 denuncias por no usar mascarilla y consumir alcohol en la vía pública.

En un comunicado, el concejal de Seguridad, José Ramón González, ha hecho un llamamiento a “la responsabilidad de todos y a cumplir estrictamente las medidas las medidas de seguridad para prevenir contagios en Alicante, es necesario asumir un mayor compromiso para evitar medidas más drásticas como los cierres de zonas o locales que ya se están produciendo en otras localidades o los confinamientos”, al tiempo que ha señalado que “estamos a tiempo de evitarlos pero es necesaria una mayor implicación y cumplimiento para hacer frente a esta pandemia”.

Del total de las sanciones, también se interpusieron por realizar botellones en el operativo especial para evitar el consumo de alcohol en la vía pública y las aglomeraciones de jóvenes y se disolvieron botellones en San Gabriel, el cabo de las Huertas y La Marjal, la unidad Fox y el servicio nocturno de Policía Local desalojaron varios grupos, y los agentes impusieron decenas de denuncias de  consumo de alcohol, así como sanciones por tenencia y consumo de drogas.

El concejal de Seguridad ha señalado que “la Policía Local va a continuar reforzando los operativo de vigilancia y las inspecciones en toda la ciudad los fines de semana, ya que es cuando mayor riesgo de contagios y aglomeraciones existe, y se va a ser muy estricto con los aforos y los controles policiales”.

También se intervino en una persecución a gran velocidad de una moto que se saltó un control policial en la avenida de Villajoyosa, y en el Polígono de la carretera de Ocaña, ante la denuncia de una competición de carreras de vehículos ilegal, identificando a todos los concentrados allí y disolviéndola.

Asimismo, los agentes intervinieron en 43 denuncias por fiestas, ruidos y música en domicilios, en seis chalets que molestan a los vecinos que se recibieron de quejas de particulares, y en dos ocasiones por acceder a bañarse en urbanizaciones ilegalmente. EFE

jfg