EFEAlicante

La Cova dels Arcs, una cueva natural situada a pie de mar al sur de la cala del Moraig, en Benitatxell (Alicante), vuelve a tener su aspecto original.

Una intervención del servicio provincial de Costas ha eliminado de su entorno todo el rastro que había dejado la mano del hombre desde los años 80 y ha restituido los daños que le infligió la borrasca Gloria el pasado mes de enero. La gruta vuelve a respirar por sus cuatro arcos.

Según han declarado a EFE fuentes próximas al proyecto, Costas ha retirado de la cueva "todos los materiales" que habían colmatado el único arco de la gruta que da a tierra, ya que los otros tres miran al mar.

"Costas ha sacado restos de asfaltado, hormigón y mampostería" que formaban una especie de plataforma artificial y que "habían colmatado la gruta hasta la mitad, aproximadamente, de su altura", de unos 12 metros. Asimismo, la intervención ha garantizado "la estabilidad de la cueva", han afirmado estas fuentes.

Con la actuación del servicio de Costas, también se ha procurado que este punto costero tenga "un acceso muy limitado" para el público en general, según ha declarado Juan Fran Picó, técnico de Medio Ambiente del consistorio de Benitatxell.

"Cuando se retomen las obras, que están paralizadas en temporada alta" de turismo, "se está planteando la posibilidad de instalar un mirador" que permita ver el interior de la Cova dels Arcs. "Pero acceder al interior solo será posible para espeleólogos y buceadores" experimentados, ha precisado.

La Cova dels Arcs dispone de "un túnel de agua dulce que entra varios kilómetros tierra adentro", han explicado las fuentes consultadas, lo cual podría constituir un riesgo para los turistas accidentales.

"Además", ha continuado Picó, "alberga una comunidad de algas" que debe protegerse y el interior de la gruta "es muy resbaladizo", por lo que puede ser peligroso.

La actuación, que se incluye dentro de un plan de recuperación de toda la cala del Moraig, ha contado con un presupuesto de "1,5 millones de euros", ha señalado Picó.

Tras su paralización durante el confinamiento a causa de la pandemia de coronavirus, las obras se retomaron en mayo y consisten en restituir el aspecto original de la cala, que fue modificado en los años 80, debido a la construcción de la urbanización Cumbres del Sol en la parte superior del acantilado en la que se encuentra.

En el proyecto de la urbanización se incluyeron varios accesos a la cala, que hasta ese momento solo se podía visitar desde el mar, así como la construcción de un aparcamiento, cuyo rastro ha sido eliminado.

La intervención de Costas se retomará en septiembre, ha avanzado Picó, y abordará la renaturalización de la parte baja del camino de la cala.

El siguiente paso, ha concretado el técnico municipal, es la inclusión de la Cova dels Arcs como Monumento Natural Municipal, una catalogación de protección que ya está siendo tramitada por el Ayuntamiento de Benitatxell.

La cala del Moraig, ha proseguido, ya está incluida dentro de la categoría de Lugar de Interés Comunitario (LIC) de la red Natura 2000 de los Penyasegats de la Marina, una serie de espacios protegidos por la Unión Europea (UE) que se extiende entre las localidades alicantinas de Moraira y Xàbia.

Rafa Burgos