EFEValència

La consellera de Sanidad, Carmen Montón, se ha dirigido por carta a la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, para solicitar que se retire el reconocimiento de la homeopatía como medicamento que le concede el Real Decreto Legislativo 1/2015.

Además, la Conselleria ha remitido una instrucción a los departamentos de salud para recordar que la homeopatía está excluida de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud, así como otras prácticas descritas por el Ministerio como pseudociencias, por lo que se prohíbe su promoción o desarrollo en centros públicos.

Según Carmen Montón, la Administración debe "diferenciar claramente entre los productos que cuentan con un respaldo de medicina basada en la evidencia respecto a todos aquellos productos y prácticas que no han demostrado su eficacia".

"No se deben sustituir prácticas que en algunos casos puedan aportar bienestar físico o emocional por tratamientos con eficacia terapéutica o curativa contrastada", ha añadido.

La consellera se ha reunido con representantes de los consejos autonómicos de médicos, farmacéuticos, enfermería, técnicos superiores sanitarios y psicólogos, y del Instituto Médico Valenciano.

También se ha reunido con la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas, la Federación Valenciana de Municipios, y el Consejo de Salud, entre otros, a los que ha explicado el contenido de la citada instrucción.

La instrucción enviada a los departamentos para que se distribuya entre los médicos y el resto de personal sanitario recuerda que los productos homeopáticos están expresamente excluidos de la cartera de servicios comunes de prestación farmacéutica, tal y como figura en el Real Decreto 1030/2006.

"Conscientes de la realidad social actual -señala el documento- en la que se están introduciendo prácticas sin evidencia científica, que no curan y generan confusión, se han elaborado las presentes instrucciones como un instrumento dirigido a sentar criterios uniformes" destinados a los profesionales del servicio valenciano de salud.

En el escrito se destaca que, en los centros de titularidad pública de la Comunitat Valenciana, únicamente se desarrollarán actividades asistenciales reconocidas oficialmente y por profesionales sanitarios.

De esta forma, "no está autorizada la publicidad, promoción, presencia o desarrollo de cualquier actividad que no sea reconocida por el Ministerio de Sanidad y sea considerada como pseudociencia".

La instrucción remite al catálogo de actividades que el Ministerio de Sanidad considera pseudociencias por no considerarse práctica médica basada en la evidencia científica.

En esta lista del Ministerio de actividades que no se consideran asistenciales se incluyen la medicina naturista, la naturopatía, la medicina tradicional china, la acupuntura, el ayurveda, la fitoterapia, la terapia nutricional o los tratamientos con vitaminas.

Igualmente, figuran las prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo, la osteopatía, la quiropraxia, el quiromasaje y drenaje linfático, la reflexología, el shiatsu o la aromaterapia, las técnicas de la mente y el cuerpo, el yoga, la meditación y la oración.

También se citan la kinesiología, la hipnoterapia, la sofronización, el arteterapia, las técnicas sobre la base de la energía, el Qi-Gong o Chi-Kung, el Reiki, la terapia floral, la terapia biomagnética y cualquier otra actividad semejante o equivalente a las citadas.

Al margen de la instrucción, la consellera ha dirigido una carta a la ministra para que se retire el reconocimiento de la homeopatía como medicamento que le concede el Real Decreto Legislativo 1/2015.

"La evidencia científica disponible concluye que la homeopatía no ha probado su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta y esto se constata en que todos los productos homeopáticos se han aprobado sin indicaciones terapéuticas aprobadas y por tanto, no se les ha exigido demostrar su eficacia terapéutica", afirma la carta.

Por ello "la homeopatía carece de evidencia que justifique su utilización clínica" y "la consideración de homeopatía como medicamento supone un riesgo real que influye directamente en la protección y el restablecimiento de la salud".

Esta situación también "puede provocar que se utilicen los productos homeopáticos en lugar de los medicamentos que han demostrado su efecto y se ponga en riesgo el derecho a la salud como derecho fundamental de la persona".