EFEJosé Luis Picón Málaga

Frente a la imagen tópica de cuadros luminosos con personajes en la playa, en la exposición "Sorolla tierra adentro" el pintor valenciano se aleja de la orilla para plasmar paisajes desnudos de distintas regiones españolas y revelarse como un artista distinto al habitualmente conocido por el público.

La muestra, con 111 obras, concluye un periplo que le ha llevado desde febrero de 2016 por otras seis ciudades españolas y Lisboa y, con su inauguración este lunes, servirá además para abrir la nueva etapa del Palacio Episcopal malagueño, rebautizado ahora como Centro Cultural Fundación Unicaja de Málaga, ya que esta institución lo gestionará hasta diciembre de 2021.

"Es una lectura nueva de un registro poco construido y poco explicado de Sorolla, y que siempre aparecía suelto y desconectado en las exposiciones en las que estaba su mundo típico de las playas y de Valencia", ha señalado en la presentación la comisaria de la exposición, Carmen Pena.

Para la comisaria, Sorolla es "la modernización del paisaje", y en esta exposición se descubre "como un pintor que sigue teniendo su marca, su blanco, sus colores, su luz y su mar, sobre todo de Valencia, pero aquí se va tierra adentro, a paisajes donde no hay figuras contrastando con el fondo".

Estas obras se pintan en una España "que rechaza la imagen de finales del siglo XIX, con el desastre colonial y la decadencia final", y muestran paisajes naturales desnudos y también paisajes monumentales que eran "los testigos que quedan de aquellas glorias", ha añadido Pena.

Hay paisajes del norte de España y de Andalucía, y están además las pinturas preparatorias para los grandes paneles de la "Visión de España" que creó a petición de la Hispanic Society de Nueva York.

Ese encargo le obligó a recorrer el país y se encontró a veces "con paisajes verdes con los que luchó, porque el verde es un color frío y tenía que iluminarlo de alguna manera, algo que era difícil, pero consiguió introducir su estilo", según la comisaria.

En el caso de los paisajes andaluces, corresponden fundamentalmente a Sevilla, pero no pinta la ciudad ni escenas taurinas, solo alguna flamenca, además de "las figuras arquetípicas de los tipos regionales, con los paisajes de fondo, de los alrededores de la ciudad, el campo, la dehesa y las fincas de cría de toros", ha apuntado Pena.

Por su parte, el conservador del Museo Sorolla de Madrid, Enrique Varela, ha explicado que esta exposición cumple con la "misión fundamental" de esta pinacoteca, que es "dar a conocer la figura del pintor y su aportación a la pintura", tanto desde su sede como con muestras itinerantes.

Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja, que ha organizado la exposición en colaboración con el Museo Sorolla, ha resaltado que la muestra "casi duplica" en Málaga el número de obras expuestas respecto a las que se pudieron ver en la última ciudad donde recaló, Sevilla.

Para Medel, la apertura de este Centro Cultural en el Palacio Episcopal supone "ascender un peldaño más en la contribución que la Fundación Unicaja ha hecho y sigue haciendo a la cultura en Málaga y al florecimiento de la riqueza museística de esta ciudad". EFE

jlp/ja/icn

(foto)