EFEValència

Un proyecto de seis países liderado por la Universitat de València mediante el que se han creado herramientas digitales para mejorar la conservación y difusión del patrimonio europeo de la seda, denominado 'Silknow', ha ganado el Premio Europa Nostra 2022 en la categoría de investigación.

La Comisión Europea y Europa Nostra han anunciado este jueves los ganadores de los premios más prestigiosos de Europa en el campo del patrimonio, que en su vigésimo aniversario han galardonado 30 proyectos patrimoniales de 18 países europeos en cinco categorías.

Del proyecto 'Silknow', en el que han participado España, Alemania, Francia, Italia, Polonia y Eslovenia, el jurado ha destacado que se ha creado un sistema innovador para facilitar la transferencia de los conocimientos sobre el tejido de la seda.

"Este proyecto representa un importante ejemplo de cómo la artesanía, y por tanto el patrimonio inmaterial, puede vincularse a las herramientas digitales y cómo estas herramientas pueden utilizarse para democratizar el acceso a los conocimientos técnicos", ha señalado el jurado de los premios.

El jurado ha destacado también que el tesauro sobre la seda creado por el proyecto, con un millar de palabras en cuatro lenguas, es "particularmente interesante" y tiene el potencial de ser aplicado en otras áreas de investigación, según fuentes de Europa Nostra.

'Silknow' es un proyecto de Horizonte 2020 que, de 2018 a 2021, ha aplicado la investigación en tecnologías de la información y la comunicación de última generación para satisfacer las necesidades de los usuarios en diversos ámbitos, como los museos, la educación, el turismo y las industrias culturales y creativas.

La seda fue un factor importante del progreso tecnológico en Europa, ya que permitió el intercambio de ideas e impulsó la innovación, pues las tarjetas perforadas se utilizaron por primera vez en los telares de seda Jacquard, mucho antes de que se imaginaran los ordenadores modernos.

Además, la Ruta de la Seda Occidental fue una red de centros de producción y mercado, que conectaba a los países de todo el continente.

El proyecto ayuda a preservar el patrimonio inmaterial de las antiguas técnicas de tejido utilizando la información digitalizada preexistente sobre la seda, para estudiar, mostrar y preservar las colecciones digitales de seda.

De esta forma, los usuarios pueden acceder a las colecciones a través de un motor de búsqueda exploratoria, mapas espacio-temporales y simulaciones visuales y tangibles en 3D, lo que ha sido posible gracias a la colaboración de un equipo multidisciplinar con amplia experiencia.

Los datos preexistentes se analizaron y procesaron con técnicas avanzadas de análisis de texto y aprendizaje profundo basado en imágenes para homogeneizar su contenido, recuperar automáticamente la información semántica, completar los datos mal etiquetados y traducir el texto a cuatro idiomas.

Gracias al proyecto se ha creado un tesauro multilingüe, que permite a los usuarios utilizar términos y frases locales en sus búsquedas, y un Telar Virtual, una herramienta innovadora que produce representaciones en 3D de los tejidos y preserva las técnicas históricas de tejido, la mayoría de ellas solo conocidas por los artesanos que suelen transmitir sus conocimientos de forma oral.

Asimismo, ADASilk (Advanced Data Analysis for Silk heritage) integra un motor de búsqueda exploratoria y un mapa espacio-temporal que contiene casi 40.000 entradas de tejidos con imágenes y otra información relevante que los describe.

Cuenta también con unos materiales educativos denominados 'La Ruta de la Seda', especialmente diseñados para aprender español mientras se aprende sobre la seda en Europa.

Estos resultados sobre el patrimonio de la seda se difundieron entre museos, diseñadores de moda, tecnólogos, industrias tradicionales y jóvenes creativos junto con conferencias, exposiciones, pasarelas de moda, programas de formación y capacitación y publicaciones, según las mismas fuentes.