EFETeherán

Una réplica exacta escaneada en tres dimensiones (3D) de la Dama de Elche, obra cumbre del arte íbero, se exhibirá desde este domingo en las vitrinas del Museo Nacional de Irán, en Teherán, con motivo de la exposición "Alicante. Tesoros del Marq".

La colección, de 283 piezas seleccionadas del Museo Arqueológico de la Diputación de Alicante (Marq), se inaugurará a media tarde en la capital iraní en un acto al que está previsto que acudan el ministro de Cultura, Patrimonio, Turismo, Artesanía y Museos del país persa (ICTHO), Alí Asghar Moonesan, y el embajador de España en Teherán, Eduardo López Busquets, entre otros.

El Marq se convierte en el primer museo español en llevar una colección a Irán y en el quinto europeo, solo por detrás del British Museum de Londres (1972), el Capitolino de Vaticano (2015), el Louvre francés (2018) y el Drents de Assen (Holanda en 2019).

Los 283 objetos minuciosamente escogidos que podrán visitarse en Teherán hasta el 8 de abril de 2020 repasan la presencia de las civilizaciones del Mediterráneo desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna, y todas son originales a excepción de cuatro réplicas.

La de la Dama de Elche no es una copia cualquiera, ya que se hizo en 2003 fruto de un ambicioso convenio entre el Museo Arqueológico Nacional (MAN), donde se halla la original, y la Diputación de Alicante, en colaboración con la Universidad Miguel Hernández (UMH).

Esta pieza fue realizada con tecnología láser sobre un soporte a base de piedras calizas de una cantera de Elche, pulverizadas y aglutinadas con resina y mortero.

La Dama de Elche ya preparada para la exposición de Teherán refleja la forma, la superficie general e, incluso, las imperfecciones de la original, y ofrece detalles como los restos de pintura o los efectos provocados por el paso del tiempo.

Además de esta pieza fundamental del arte íbero, entre las otras tres réplicas destaca la Mano de Bronce hallada en el yacimiento romano de Lucentum (siglo I d.C.) que empuña una espada con una excepcional águila de dos cabezas.

Esta pieza corresponde a la mano de un emperador y es un auténtico enigma para los arqueólogos internacionales expertos en el mundo clásico, porque es el único ejemplo hallado hasta ahora de una escultura romana con un águila bicéfala.

Hay numerosos ejemplos de águilas de una cabeza en el mundo romano, pero nunca de dos, y aunque un águila bicéfala protagoniza el escudo de Rusia, este símbolo tampoco proviene de los romanos, sino de la caída del imperio Bizantino, cuando los zares la adoptaron.

Junto a la Dama de Elche y la mano de bronce romana, se expondrán en el Museo Nacional de Irán (MNI) réplicas de la lápida conmemorativa de la fundación de la mezquita del Ribat de Guardamar del Segura y una lámina de plomo del yacimiento de La Serreta de Alcoy con escritura grecoibérica.

El resto de piezas de la exposición del Marq son originales, y van desde piezas de sílex del Paleolítico a abanicos y monedas de oro del siglo XIX pasando por ánforas, armas, cerámicas y joyas de las distintas civilizaciones mediterráneas.

La comitiva de Alicante está encabezada por el director gerente de la Fundación Marq, Josep Albert Cortés, y el director técnico del centro expositivo, Manuel Olcina, y en la colocación en las vitrinas del MNI han colaborado cuatro "correos" del Marq: la restauradora Silvia Roca y los arqueólogos y técnicos de exposiciones Teresa Ximénez de Embún, Consuelo Roca y Juan Antonio López.

Esta colección es una contraprestación a la exhibición en Alicante durante los últimos seis meses de la colección del MNI 'Irán. Cuna de Civilizaciones', compuesta por 195 piezas tasadas por un valor en conjunto de 62,9 millones de euros (solo el vaso ceremonial del Ritón de Oro, unos 4,5).