EFEValència

El Centro Cultural La Nau acoge hasta el 15 de septiembre la exposición "Humberto Rivas 1937-2009", la retrospectiva más extensa del fotógrafo argentino en España, con la que se quiere reivindicar la influencia de sus obras en la fotografía española a través de las 180 imágenes que componen la muestra.

Organizada por la Universitat de València (UV) y la Fundación MAFRE, la exposición está estructurada cronológica como un viaje vital y se divide en cuatro bloques hasta la última etapa del artista: "Argentina Nord", "Barcelona", "Estudio General. Uso del Color" y "Un proyecto de vida".

El vicerrector de Cultura y Deporte de la UV, Antonio Ariño ha expresado durante la presentación de la retrospectiva que el fotógrafo argentino "revolucionó la forma de hacer fotografía en España desde el momento en el que se mudó a Barcelona".

"Teníamos claro que algunos retratos e imágenes tenían que estar para que se conocieran, ya que no se habían visto antes", ha explicado

El comisario de la exposición, Pep Benlloch, ha asegurado que tenián "claro que algunos retratos e imágenes tenían que estar para que se conocieran, ya que no se habían visto antes", en referencia al bloque "Argentina Nord", que refleja los instantes que capturó en un viaje al norte de su país natal.

Las fachadas de viejos edificios y los retratos de rostros andróginos y mujeres transexuales se repiten de forma continuada en la obra de Rivas, con la que "busca plasmar la huella del tiempo y de la memoria con un estilo sobrio y sencillo que invita al diálogo y a la reflexión con el espectador", según los organizadores.

"Tenía una especie de obsesión con la ambigüedad sexual, pero Violeta es la única a la que fotografió en repetidas ocasiones", ha explicado Benlloch sobre la protagonista de una de las series fotográficas que pueden verse en la muestra, "con la que desarrolló una amistad con ella y retrató su evolución transexual".

El estilo sobrio que caracteriza la obra de Humberto Rivas recuerda a los retratos de fotógrafos de moda como Richard Avedon o Irving Penn, quienes utilizaban el estilo monocromático para impregnar la expresión e interpelar al espectador.

"Mi padre quería ir a lo humano, y fue más radical y austero que Avedon", ha expresado su hijo, Salvador de Carril, quien ha añadido que "Humberto fotografiaba a cualquier persona que le interesara" mientras inmortaliza con su móvil la gran cruz hecha por su padre, en la que diferentes fotografías forman el cuerpo de una mujer, que, ha añadido, "conoció en una exposición cuando ya era conocido".

El proceso de selección ha llevado meses de trabajo, y es que de las 1.600 fotografías que tiene el Archivo Humberto Rivas, Benlloch ha escogido 180, una recopilación que, según De Carril "no ha sido un trabajo fácil" y por la que ha felicitado al comisario de la muestra.

La muestra cuenta con revelados originales y copias procedentes en su mayoría del Archivo Humberto Rivas, así como de Museo Nacional d'Art de Catalunya, el IVAM, la Fundación Per Amor a l'Art, el Museo Reina Sofía, la Fundación Foto Colectania y la Fundación MAFRE.