EFEValència

València tendrá una nueva ordenanza de prostitución que perseguirá y sancionará a los "puteros", a propuesta del PSPV dentro del gobierno municipal, que ha reafirmado el compromiso de la ciudad como abolicionista de la prostitución.

La vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, ha anunciado en el pleno municipal la nueva ordenanza de Prostitución en València que perseguirá y sancionará a los puteros, como hace ya el municipio valenciano de Albal, y que el Ayuntamiento iniciará el proceso para redactar una nueva ordenanza de prostitución, según informa el grupo municipal socialista.

Gómez ha expresado la satisfacción por el acuerdo sobre la moción presentada por los socialistas en el pleno de este mes de mayo de un gobierno abolicionista: "Para los socialistas es fundamental, innegociable e irrenunciable que se confirmara esta posición abolicionista de la ciudad porque es una cuestión sobre derechos humanos, del derecho de las mujeres a no estar sometidas, amenazadas, coaccionadas o humilladas por parte del proxeneta", ha manifestado.

"El proxenetismo es otra forma de dominación y de esclavitud de la mujer, que se lucra económicamente de someter sexualmente a las mujeres y, por lo tanto, esa cuestión para nosotros es innegociable", ha manifestado Gómez.

En la moción se insta a que todos los partidos políticos con presencia en el Congreso "cierren filas ante la esclavitud del siglo XXI que es la prostitución".

"Queremos proteger a las mujeres prostituidas, protegerlas de los proxenetas porque es absolutamente falso el marco en el que se sostiene que están más seguras o protegidas con ellos. Es absolutamente falso porque las amenazan, las coaccionan, las violentan física, emocional y psicológicamente, las drogan y las tienen sometidas solo para su lucro económico", ha continuado.

Gómez ha expuesto el compromiso para perseguir "a la mafia que se aprovecha, que somete y que domina a las mujeres prostituidas", y ha insistido en que la moción acordada e impulsada por los socialistas contempla también la modificación de otras normativas como la ley de extranjería y la ley de seguridad ciudadana, porque "sancionan y son perjudiciales para las mujeres y especialmente para las mujeres más vulnerables".

En el acuerdo se ha incorporado la necesidad de iniciar una nueva ordenanza de la prostitución que irá acompañada de un plan de análisis, de intervención y ayuda a las mujeres prostituidas.

Gómez ha recordado que el Partido Socialista es "el primer partido de España en declararse, abiertamente y sin dudas, abolicionista de la prostitución".