EFEValència

La ciudad de València superó este domingo, favorecido por el viento de poniente, los 30 grados por primera vez este año y llegó a los 30,4 grados, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que indica que en los últimos 120 años la fecha en la que se alcanzan temperaturas de 30 grados en la ciudad se han ido adelantando.

Según las fuentes, en el primer cuarto del siglo XX, en promedio, había que esperar hasta el 10 de junio para que se alcanzaran los 30 grados en Valencia, en los últimos 25 años el promedio está en el 10 de mayo como fecha para alcanzar esta máxima por primera vez, es decir, un mes de adelanto en un siglo.

Las fuentes han indicado que el pasado año se alcanzaron los 30 grados el 28 de marzo, en fecha más temprana que en 2019, y la fecha más temprana en llegar a esa cifra fue un 2 de marzo del año 1987.

Además, han señalado que en primavera la temperatura más alta registradas fue el 14 e mayo de 2015, que llegó a 42 grados, aunque según las fuentes se trata de un registro "absolutamente excepcional".

Este domingo, también se registraron máximas de 30,5 grados en Manises; 30,4 en Viveros; y de 30,1 en la UPV, todos muy similares en los tres observatorios con emplazamientos diferentes, uno a 15 kilómetros del mar y con los termómetros en terreno natural y despejado, otro en el centro de la ciudad, y un tercero en el de la UPV, a un kilómetro del mar.

Según Aemet, desde 1900, la fecha más temprana del año en alcanzar los 30 grados en el observatorio de València fue el 2 de marzo del año 1987 (30 grados) y la más tardía el 3 de agosto del año 1919 (32,6 grados).

Este domingo, y favorecido por el viento de poniente, se superaron los 30 grados por primera vez en 2019 en el observatorio de València, alcanzando los 30.4, un dato oficial que ya está grabado y validado en el banco de datos climatológico de Aemet.

Tras el calor de ayer, esta semana se presenta más bien fresca, con probabilidad de precipitación alta en la segunda parte de la semana.