EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puiga, ha hecho una llamada a la "prudencia" para evitar una tercera ola después del puente de diciembre y ha sostenido que, aunque está bajando la incidencia del virus, aún estamos en medio de la pandemia y no hay que relajarse porque se perdería lo avanzado.

Así lo ha manifestado en declaraciones a los periodistas en el acto de clausura del homenaje al exministro Erenest Lluch, asesinado por ETA, y ha reclamado "corresponsabilidad" y ser "concientes" de que ahora "nos jugamos una parte muy importante".

"Sabemos de las enormes dificultades para llevar a los objetivos de minimizar absolutamente la pandemia y esta solo la superaremos a través de la corresponsabilidad y estos días, el fin de semana y el próximo puente hemos de tener más prudencia que nunca porque todo los que hemos avanzado, se puede perder si nos relajamos".

Ha valorado que "está bajando la incidencia del virus y es positivo" pero ha insistido: "Todavía estamos en medio de la pandemia y pediría que no haya la más mínima relajación"

Preguntado por si teme una tercera ola después del puente de diciembre, ha sentenciado que "eso es lo que hay que evitar, que no volvamos a perder parte del esfuerzo conseguido".

"Hay que decir que la sociedad ha hecho un esfuerzo extraordinario la inmensa mayoría, más del 90 %, ha cumplido siempre lo que les han mandado las autoridades sanitarias", ha agregado y ha incidido en que hay que "decelerar el proceso y tratar de vivir dentro de la normalidad que se pueda".

"No es normalidad pero creo que sí que podemos entre todos y todas ser conscientes de que ahora nos jugamos una parte muy importante", ha concluido. EFE

mc

(foto)