EFEValència

El exgerente de la empresa pública de la Diputación de Valencia Imelsa Marcos Benavent, el autodenominado "yonqui del dinero", pedía entre el 2 y el 3 % a las empresas que recibían las adjudicaciones de la Fundación Jaume II el Just, con contratos "revestidos de legalidad" por el director de la fundación.

Dos de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que han participado en la investigación sobre prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento mercantil, fraude en la contratación y blanqueo de capitales en la empresa de la Diputación de Valencia Imelsa así lo han declarado este jueves en la novena jornada del primer juicio del caso Imelsa que celebra la Sección Quinta de la Audiencia de Valencia.

Los investigadores de la Guardia Civil, autores de los informes del caso, han explicado que Benavent -presente en la sala- pasó de la Fundación Jaime II el Just a la empresa pública de la Diputación, después de haber tenido vinculaciones con el Ayuntamiento de Xàtiva, ser contratado por Engloba y mantener relaciones laborales con Rafael García Barat (administrador de Thematica Events, empresa que realizaba espectáculos y montajes promocionales).

Cuando el fiscal ha preguntado a qué se dedicaba Benavent en la Fundación, los agentes han expuesto que iba a dirigir la entidad pero colocaron a Vicente Burgos, pareja sentimental de la entonces concejala del Ayuntamiento de València María José Alcón y después, dado que Alfonso Rus había alcanzado la presidencia del PP en Valencia, pasó a trabajar a tiempo completo en el área de comunicación del partido, aunque le pagaba la fundación.

Burgos revestía los procedimientos de contratación "de la legalidad necesaria" y Benavent "iba a las empresas que contrataban con la fundación y pedía el 2-3 % de esas adjudicaciones". La fundación contrató con Thematica durante tres años -2005, 2006 y 2007- y esta facturó 1,7 millones de euros.

Cuando Benavent dejó la fundación y pasó a trabajar en Imelsa, Thematica dejó de facturar para la primera y comenzó a facturar para la empresa pública.

Han asegurado que desde Imelsa se desviaron fondos, entre otras empresas, a Berceo Mantenimientos, sociedad que creó para adquirir patrimonio, con fondos obtenidos de forma ilícita.

Sobre otro de los acusados, el supuesto testaferro de Marcos Benavent en la empresa Berceo Mantenimientos, Juan José Úbeda, ambos de Benigànim (Valencia), como la familia de Benavent, los agentes han afirmado que Úbeda figuraba como cargo societario de numerosas empresas, hasta ocho sociedades y que Benavent dijo que lo utilizaba para realizar facturación falsa.

También han constatado que José Estarlich, que fue administrador de la empresa pantalla Berceo Mantenimientos y está considerado testaferro de Benavent, facturaba de forma ficticia por trabajos no realizados o incrementando el importe de facturación, con el límite de 150.000 euros para no publicitarlo.

La sesión también se ha centrado en otra cuestión, la compra por Benavent de dos apartamentos en Xàbia, de la que los investigadores han asegurado que se desviaron fondos de Imelsa que llegaron desde Thematica para cubrir esos inmuebles.

A preguntas de la defensa de Benavent, los agentes han señalado que los importes de la compra de uno de los apartamentos -de 72.000 euros- coincidían con el volumen de la facturación a Thematica en meses anteriores.

Para la jornada de hoy estaba prevista la comparecencia de otros tres agentes, que finalmente se ha trasladado al próximo día 30, y la declaración de cinco testigos programada para ese día se realizará el siguiente, el 31 de mayo.