EFEMadrid

La Policía Nacional y la holandesa han desarticulado una banda que usaba una infraestructura empresarial de comida india para traficar con armas y marihuana, que ocultaba entre especias asiáticas de similares características a la hoja del cannabis, en una operación simultánea desarrollada en Alicante y Ámsterdam.

La operación, que ha sido llevada a cabo de forma conjunta con la Dutch National Police de los Países Bajos, se ha saldado con la aprehensión de un total de 250 kilogramos de marihuana, la detención de seis personas -tres de ellas en Alicante- y el registro de 13 inmuebles y de una nave (ésta en Alicante).

En los registros, los agentes se han incautado de seis armas de fuego: cuatro cortas y dos subfusiles de asalto.

Los investigadores iniciaron las pesquisas cuando tuvieron conocimiento de que un grupo podría estar enviando sustancias ilegales desde España a varios países de Europa, según informa la Dirección General de la Policía en una nota de prensa.

Contaban con una infraestructura empresarial de comida india que estaba asentada en Ámsterdam, y sus miembros viajaban frecuentemente a Málaga y Alicante con el fin de organizar y coordinar los distintos envíos de marihuana.

Los agentes descubrieron que ocultaban la marihuana entre especias asiáticas parecidas a las hojas del cannabis.

También utilizaban camiones de gran tonelaje en los que introducían palés con la sustancia estupefaciente oculta y envasada doblemente al vacío.

De esta forma conseguían dificultar tanto el acceso físico al interior del remolque del camión como su aroma, tapado por el fuerte olor de las propias especias.

Los policías detectaron tres envíos en los que escondían marihuana en forma de cogollo y se incautaron de 250 kilogramos envasados doblemente al vacío en paquetes.

Con toda esta información se realizó una operación simultánea en Alicante y Ámsterdam que culminó con la detención de seis personas, tres de ellas en Alicante y tres en la capital de los Países Bajos.

Además de un registro en una nave de Alicante, se realizaron otros 13 más en varias casas y almacenes de Amsterdam.

En ellos se incautaron seis armas de fuego, cuatro cortas y dos subfusiles de asalto AK47, más de 672.000 euros en efectivo y once vehículos de alta gama.

En el registro de la nave donde se gestionaban los envíos se intervino un camión de cinco ejes con una capacidad de carga de 36 toneladas, así como un vehículo de alta gama, otros 5.045 euros y diversa documentación.

Fruto de los registros llevados a cabo en Países Bajos, los investigadores pudieron comprobar que la organización se dedicaba también al tráfico con armas de fuego.

La operación sigue abierta para localizar a más personas implicadas y no se descartan más detenciones.