EFECastelló

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a penas que van de los cinco a los dos años de prisión a tres hombres y tres mujeres por un delito de secuestro después de haber retenido, agredido y amenazado a otro hombre que tenía una deuda con ellos.

A cinco de ellos les condena además a una pena de multa de 120 euros por un delito leve de lesiones. Los penados no podrán comunicarse ni acercarse a la víctima, a la que indemnizarán de forma solidaria con 10.000 euros por la privación de la libertad y las lesiones sufridas, según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

La sentencia, que es firme y no puede recurrirse, se dictó después de que el Ministerio Fiscal y las defensas de los acusados formularan una calificación conjunta, por la que los condenados reconocían los hechos y mostraban su conformidad con el tipo delictivo y con la pena impuesta.

Los hechos ocurrieron el 29 de julio del año 2019, cuando cuatro de los condenados acudieron a un restaurante de Torreblanca al que había ido la víctima para esclarecer el origen de la deuda de 74.000 euros que ellos le reclamaban.

Tras una breve conversación, tomaron dos coches y circularon en dirección a Almussafes, pese a que a la víctima le hicieron creer que iban al municipio de Alberic, donde residía otra persona relacionada con la deuda.

Sobre las siete de la tarde, llegaron hasta un domicilio de la primera de estas localidades valencianas, donde esperaban los otros dos condenados y en el que encerraron al perjudicado tras cerrar la puerta y bajar las persianas para evitar que escapase.

Los secuestradores le maniataron, golpearon y le hicieron varios cortes en las piernas, a la vez que le amenazaban con cortarle el cuello y dedos de la mano si no les pagaba.

Incluso hicieron varias videollamadas por teléfono a un hermano del rehén en las que aparecía éste con el rostro ensangrentado para dotar de mayor veracidad a sus amenazas y conseguir su propósito final.

El encierro terminó a las ocho de la tarde del día siguiente, cuando la víctima fue liberada por la Guardia Civil. El perjudicado sufrió contusiones y hematomas en la cara, la cabeza, los brazos, las piernas y el pecho, de los que tardó 21 días en curar. EFE

rta/cbr