EFEAlicante

Cinco agentes de la Policía Nacional han resultado heridos y once personas, todas españolas, han sido detenidas en varias intervenciones sucesivas en un barrio de la zona norte de Alicante relacionadas con las disputas entre clanes.

Según un comunicado del Cuerpo Nacional de Policía, las actuaciones se han desarrollado en el barrio de Colonia Requena y los arrestos se deben a los presuntos delitos de robo con violencia, lesiones empleando un arma blanca y atentado a agentes de la autoridad.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 23 de mayo cuando una persona recriminaba a unos viandantes el tirar piedras contra la ventana de su domicilio.

Por esta razón, intentó grabar con su móvil con la intención de guardar imágenes de lo ocurrido pero los peatones respondieron propinándole una paliza y arrebatándole el teléfono empleando la violencia.

La Policía identificó a los presuntos autores y los capturó aunque en ese momento se recibió aviso de que, en una vivienda a escasos metros del lugar, se acababa de producir un apuñalamiento, cuyo agresor fue localizado y arrestado poco después, al hallarse aún junto a la víctima.

Se descubrió entonces que dentro del domicilio había una plantación de marihuana con alrededor de 150 plantas, por lo que, además del agresor y el herido, también fue detenida la esposa del presunto agresor, por tráfico de estupefacientes.

El origen de la reyerta, según las primeras investigaciones, apunta a un posible ajuste de cuentas entre dos clanes del barrio por el control de la venta de droga, motivo por el cual en el momento de la intervención se congregaron en la vía pública una multitud de vecinos que reclamaban su propia justicia.

De esta forma, se generó un clima de tensión en el que la multitud animaba a agredir a los agentes actuantes incluso con amenazas de muerte, por lo que la Policía tuvo que requerir refuerzos y emplear la fuerza indispensable y elementos antidisturbios para proteger a los detenidos, a los viandantes que se encontraban en la calle y para defenderse de las agresiones.

Finalizada la actuacióón se intervinieron gran cantidad de materiales contundentes con los que amenazaron y agredieron a los policías.

La investigación continúa abierta para tratar de localizar otros autores que participaron en la reyerta.