EFEValència

El presidente del Consejo Valenciano de Colegios de Abogados, Agustín Ferrer, ha lamentado que la Administración de la Justicia "reaccionó tarde" y "no ha estado a la altura" ante la crisis generada por la pandemia del coronavirus y ha augurado un "caos" a partir de octubre en procedimientos por violencia de género, mercantil y civil.

Ferrer ha hecho estas manifestaciones esta mañana en la comisión de Justicia de Les Corts que acoge varias comparecencias para colaborar con la comisión especial de estudio sobre la reconstrucción social, económica y sanitaria tras la crisis por la covid-19, y ha reprochado la "falta de criterios claros" y "protocolos consensuados" así como un "mayor esfuerzo" en conciliación familiar para los profesionales de la Justicia.

Según ha informado, unos 20.000 procedimientos han podido quedar suspendidos durante el periodo del confinamiento, y ha pedido "especial diligencia" en asuntos como los relativos a la violencia de género.

"La crisis no puede ser una excusa" y hay que avanzar en la implantación de nuevos servicios que agilicen la administración de la justicia, ha advertido, y ha lamentado que se esté volviendo a la presencialidad en los señalamientos.

Como propuestas, el presidente del Consejo Valenciano de Colegio de Abogados ha abogado por abandonar el modelo de "ciudades de justicia mastodónticas" y volver a los partidos judiciales de "proximidad" comarcales.

Asimismo, ha criticado el plan de choque "irrisorio" del Ministerio de Justicia que contempla solo tres nuevos juzgados para la Comunitat, y ha apostado por la mediación intrajudicial y extrajudicial para desatascar los juzgados así como la "modernización del sistema" con el expediente electrónico.

La comisión se ha iniciado con un minuto de silencio por la muerte del concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de València y cuarto teniente alcalde, el socialista Ramón Vilar, que falleció el sábado en el municipio de Algemesí tras sufrir un infarto.